Actualidad

El mejor jugador del mundo de un juego milenario chino es una máquina

La Inteligencia Artificial AlphaGo vuelve a derrotar a un ser humano, por segunda vez consecutiva

“La forma en la que AlphaGo jugó el año pasado estaba bastante cerca de los seres humanos, pero creo que hoy juega como un Dios del Go”.

Así se expresaba Ke Jie, el mejor jugador de Go del mundo tras ser derrotado por segunda vez consecutiva por una máquina de IA. Aunque no era la primera vez que Ke Jie y Alpha Go se veían las caras. A comienzos de 2016, el jugador chino perdió una partida online contra Alpha Go, la inteligencia artificial creada por una filial de Google, que se hizo pasar por un adversario humano.

Y ahora, volvían a enfrentarse en una serie de 3 partidas destinadas a poner a prueba los límites de los ordenadores a la hora de llevar a cabo tareas humanas complejas. Tras la primera derrota este martes y la segunda de hoy jueves, Alpha Go toma una ventaja decisiva frente a su contrincante humano.

En la rueda de prensa posterior al partido el creador de DeepMind, Demis Hassabis, expresó su admiración por Ke Jie: “durante los primeros 100 movimientos estuvo lo más cerca que he visto nunca de jugar contra la versión maestra de AlphaGo”.

“El juego de hoy era diferente de la primera partida”, declaró por su parte Ke Jie. “Pensé que estaba muy cerca de ganar el juego a mitad de la partida, pero tal vez eso no era lo que estaba pensando AlphaGo”, explicó el jugador chino.

El Go es un juego milenario inventado hace más de 2.500 años en China, más complejo que el ajedrez y consistente en pequeñas piedras blancas y negras sobre un tablero con una cuadrícula de 19 x 19 casillas. DeepMind, la start up creadora de la IA, eligió este juego de mesa por la complejidad que encierra: tiene más movimientos posibles que átomos en el universo y es uno de los más profundos a nivel intelectual ya que no se basa solo en cálculos matemáticos.

El Go exige algo parecido a intuición y creatividad a la hora de elegir los movimientos necesarios y supone un reto increíble para la IA clásica, es decir, robots obedeciendo órdenes precisas. Con este juego, DeepMind pretende crear un software que resuelva problemas para los que no han sido diseñados. Una nueva inteligencia artificial más potente, efectiva e intuitiva que la tradicional. Casi, casi, como un cerebro humano.

Pero no solo la derrota del mejor jugador del mundo fue un asunto espinoso en la partida contra AlphaGo. Según informa Quartz, las autoridades chinas censuraron la cobertura informativa del encuentro dentro del país y no se pudo retransmitir el partido en vivo bajo ningún concepto.

Esto se debe a las conexiones de DeepMind con Google. En 2010, el gigante informático cerró sus servicios de motor de búsqueda en China tras negarse a cooperar con los censores. Y aunque en los últimos tiempos ha habido signos de acercamiento, esta última censura parece que va a retrasar un poco más esta “reconciliación”.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar