PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

"Mi abuelo, Salvador Allende, usaba el humor como arma de seducción"

H

 

Hablamos con Marcia Tambutti Allende el día del estreno de su documental 'Allende mi abuelo Allende'

Ignacio Pato

03 Septiembre 2015 17:04

Marcia Tambutti Allende tenía 2 años cuando tuvo que salir de su país. Hacía solo 4 días que su abuelo se había suicidado. No pudo, pues, conocerle.

Hoy estrena en Chile el fruto de un trabajo de siete años de investigación familiar: el documental Allende mi abuelo Allende, premiado en Cannes. Todo parte de una pregunta muy simple: "¿cómo era mi abuelo?". Una pregunta que puede ser difícil, también.


VER TAMBIÉN: "Ser el mejor futbolista de su país no le salvó de la dictadura"

Difícil si tu abuelo ha sido el presidente de tu país. Muy difícil si tu abuelo ha sido el mayor mito político latinoamericano del siglo tras el Che Guevara. Casi imposible si tu abuelo ha sido Salvador Allende Gossens.

El 11 de septiembre de 1973 el golpe del ejército chileno, probadamente apoyado por la CIA, acorraló a Allende en el Palacio de La Moneda. Allí, bajo el bombardeo de la sede del gobierno, cumplió su promesa de no ser capturado vivo por Pinochet. Sentado, disparó su fusil contra su mentón.

Chile había caído bajo la bota militar y una de las hijas del presidente, María Isabel, subió con sus hijos Gonzalo y Marcia a un avión rumbo a Ciudad de México. "Mi abuelo se convirtió en un símbolo universal de consecuencia y democracia genuina. Su imagen icónica, su rostro en blanco y negro, fue aquella con la que crecí. Lo mismo que el resto de exiliados", nos dice Marcia.

Marcia vivió toda su vida en DF. Su familia difundía el legado de Allende, pero como ella misma dice, un día se dio cuenta de que "en la intimidad no hablaban de él".

Entonces se puso manos a la obra para descifrar quién y cómo había sido su abuelo. No el presidente socialista, sino el Chicho, como le llamaban en casa.

Volvió a Chile y comenzó por recuperar los álbumes fotográficos que la dictadura le había robado a los Allende. Allí pudo al menos compensar la falta de recuerdos de su abuelo de cuerpo entero, hasta entonces apenas un busto a base de estatuas y sellos. Nunca había visto, por ejemplo, a su abuelo "trotando en traje de baño".

"Tenía una capacidad enorme para relacionarse con los demás, como de circo de tres pistas. Anotaba los cumpleaños de los hijos de sus amigos en una libretita que llevaba consigo y que consultaba a menudo para que no se le olvidara llevarles regalos. Me da la impresión de que era una persona que se multiplicaba, que sabía hacerse presente para tener momentos de calidad con todos", asegura Marcia sobre uno de los descubrimientos que ha hecho sobre su abuelo.

Marcia sigue con la descripción de su abuelo en las distancias cortas. "Era cálido, simpático y galante. Sabía interesar a quien tuviera enfrente, hacerle ver que lo había atendido. No solo hablaba él, sino que le interesaba genuinamente lo que tú pensabas. Por si fuera poco usaba el humor como arma de seducción. Y cuando uno se ríe, concede algo, comparte algo. Era muy fácil rendirse ante sus encantos".

No es fácil desmitificar a un líder. No es fácil porque eso implica convertirlo en una persona. Y las personas cometen errores. Marcia cree que "para ciertas personas es muy difícil salirse del esquema mítico de mi abuelo, pensar en bajarlo del pedestal. Como durante la dictadura se le trató de denostar o su nombre estaba prohibido, si se le criticaba era que 'eras parte del enemigo'”.

El silencio ha dominado la vida familiar de los Allende. Marcia ha entrevistado a 32 familiares y personas cercanas a su abuelo. El documental muestra a Marcia tratando de hablar con su abuela Hortensia Bussi, la Tencha, que parece tratar de evitarla. La supuesta relación de su marido con su secretaria Payita Contreras parece sobrevolar el matrimonio presidencial. La Tencha, que murió a los 94 años durante el rodaje, acaba reconociendo en la cinta que a Salvador le encantaba flirtear.

También vemos cómo Marcia tiene literalmente que caminar rápido tras su madre María Isabel —que volvió a Chile con la democracia y actualmente es senadora socialista  para conseguir que le hable del Chicho.

En opinión de Marcia, "el dolor de la pérdida puede crear un silencio poderoso y crear tabúes dentro de una familia. Sin darnos cuenta, las nuevas generaciones desarrollamos una autocensura que permite otra pérdida, la de nuestra historia familiar y de una parte de nuestra identidad".

Tras el golpe de estado, el exilio dividió a la familia Allende entre México y Cuba. Al país caribeño llegó Beatriz, la primogénita del presidente. Estaba embarazada durante el golpe y parió en La Habana a su hijo Alejandro. Allí, y como Allende solo había tenido hijas, Fidel Castro decidió que el niño fuese inscrito con Allende como primer apellido.

Beatriz tuvo en Cuba una depresión clínica y se suicidó en 1977. En 1981 se suicidaría, también en La Habana, la hermana del presidente Laura Allende. La cuarta muerte inesperada de los Allende llegaría durante el rodaje de este documental. En diciembre de 2010 se quitó la vida Gonzalo, de 45 años y hermano de la propia Marcia.

Marcia ha conseguido su objetivo consciente de conocer mejor a su abuelo y a su familia. Los siete años de trabajo han supuesto quizá una fuerza inconsciente que ha hecho que decida quedarse a vivir en Chile, mucho más cerca ya de su familia que del mito.


¿La herida se hereda?



share