Actualidad

Siria, el lugar donde la posverdad campa de manera salvaje

Casi todo lo que sabemos sobre la batalla por Alepo puede resumirse en que Siria es el lugar del mundo donde la pornografía informativa lo inunda todo

Seguro que has visto cosas como esta:

O esta:

En las últimas horas, los grandes medios se han hecho eco de las denuncias de cuentas en las redes sociales que hablan de una masacre en Alepo. La llegada de las tropas de Bachar al-Assad al Este de la ciudad está derivando en una carnicería contra todos aquellos que han apoyado la revolución que comenzó en el verano de 2011...

Después de cuatro años de resistencia, los rebeldes opositores al tirano y la población civil, tras haber sufrido centenares de bombardeos, parece que se enfrentan a su final..

Hay historias para llorar: la ya conocida como la Anna Frank siria, Bana al-Abed, una niña de 7 años, tuitea desesperados mensajes de ayuda ante el avance de los tanques del SAA:

Naciones Unidas también ha reportado que las tropas gubernamentales han ejecutado a 82 civiles, entre ellos 13 niños... El ejército no ha respetado la tregua para evacuar a la población civil del Este de la ciudad y los bombardeos han alcanzado a cientos de personas, dejando atrapadas a miles. Por su parte, expertos internacionales en la revuelta siria dicen cosas como esta:

"NO HAY MANERA DE VERIFICAR AÚN, PERO..." Un momento. Si no hay manera de verificar, ¿por qué se da por hecho que hay un genocidio en Alepo? ¿Porque lo digan opositores a al-Assad? ¿Cómo sabe Naciones Unidas que ha habido 82 ejecuciones a manos del ejército? ¿Alguien ha visto las imágenes de alguna masacre? ¿Cómo sabemos que Bana al-Abed es una niña de 7 años? ¿Porque firma sus tuits?

En medio de todas estas dudas, también aparecen informaciones contradictorias que aseguran que la ciudad no ha caído, sino que ha sido liberada. En contraste con toda la desolación de la que se han hecho eco los grandes medios y las cuentas de activistas, han aparecido imágenes donde la población civil se ha echado a las calles a celebrar la llegada del ejército y la expulsión de los rebeldes moderados que, al final, solo eran esbirros islamistas de Al-Nusra y Al Qaeda.

Incluso hay quien reporta que el ejército sirio no solo no ha roto la tregua, sino que está ayudando a evacuar a la población civil para atacar los últimos puntos de resistencia de los rebeldes armados:

En medio de este mar de confusión, ¿a qué verdades podemos agarrarnos?

Lo único que se sabe sin discusión

Las únicas informaciones confirmables son que el ejército de al-Assad ha ganado el pasado fin de semana la batalla de Alepo después de cuatro años de combates y bombardeos que se han llevado por delante la vida de miles de civiles. También podemos afirmar que el Oeste de la ciudad se ha echado a las calles a celebrar la victoria. Por último, también sabemos que el Este de la ciudad está completamente arrasado y que hay gente que ha sido evacuada, al tiempo que quedan pequeñas bolsas de resistencia.

¿Por qué no podemos creernos nada de todo lo demás?

Todas las informaciones que se salen de lo poco que se sabe no tienen credibilidad. Por un lado, los grandes medios, los organismos internacionales y las ONG no están sobre el terreno. Sus fuentes suelen ser el Observatorio Sirio para los Derechos Huamanos (SOHR por sus siglas en inglés) u organizaciones como los Cascos Blancos, cuando no activistas opuestos a al-Assad.

El SOHR no es más que un solo activista opositor a Bachar al-Assad afincado en Coventry, Reino Unido. Desde el inicio de la guerra en 2011 se ha servido de los informes de los rebeldes en el terreno para dar datos de bombardeos o matanzas cometidas por el ejército de al-Assad. Esta fuente ha sido dada como válida en todas sus informaciones sobre Siria por medios como The New York Times, The Guardian, CNN o Al Jazeera.

En el segundo caso, los Cascos Blancos tampoco tienen garantías de imparcialidad. Los candidatos a ganar el último Premio Nobel de la Paz han sido financiados por las grandes potencias con intereses en derrocar el régimen de al-Assad. Además, según las denuncias de activistas partidarios del régimen, más que trabajadores humanitarios son un " arma de propaganda occidental" y pro-rebeldes.

Por el otro lado sucede lo mismo. Las informaciones de los partidarios del régimen o de la televisión pública siria carecen de credibilidad. Lo mismo pasa con las cadenas internacionales partidarias a al-Assad, como Russia Today o TeleSur, o con las páginas alternativas de internet, donde apenas hay noticias contrastadas.

Siria es el lugar donde la postverdad —si es que la verdad ha existido alguna vez— se ha manifestado de manera más salvaje.

¿Qué consecuencias tiene esto para los medios?

Otra de las verdades que nos deja la batalla de Alepo es que, aparte de ser una derrota para los rebeldes, lo ha sido también para el periodismo. A lo largo de 2016, los medios se equivocaron con el Brexit, se equivocaron con el referéndum de Colombia y se equivocaron con la victoria de Trump. En todos estos procesos, el periodismo pecó de ignorar realidades que parecían inexistentes hasta que terminaron manifestándose en las urnas, casi por sorpresa. A la par, ha crecido como nunca la difusión de noticias falsas, procedentes de páginas a las que los lectores jamás han exigido rigor.

En el caso de Siria, el periodismo ha terminado por renunciar a lo que todavía podía salvarle frente al auge de las noticias falsas: el rigor. Los grandes medios han perdido toda la credibilidad al entrar en el mismo juego que el de las noticias falsas: historias emocionales e inconfirmables como la de la Bana "Anna Frank" al-Abed, dada por The Washington Post, lo demuestran. El uso de fuentes parciales también. Las escasas coberturas sobre el terreno, de mano de los rebeldes, también.

<blockquote class="twitter-tweet" data-lang="es"><p lang="en" dir="ltr">No way of verifying yet, but reports are emerging from newly captured areas of <a href="https://twitter.com/hashtag/Aleppo?src=hash">#Aleppo</a> of several mass executions &amp; burnings alive. <a href="https://twitter.com/hashtag/Syria?src=hash">#Syria</a></p>&mdash; Charles Lister (@Charles_Lister) <a href="https://twitter.com/Charles_Lister/status/808409286128832513">12 de diciembre de 2016</a></blockquote><script async src="//platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script>

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar