Actualidad

"No es no": Alemania redefine el delito de violación

La nueva legislación entrará en vigor después de verano y amplia la definición legal de violación

Hasta ahora, en Alemania, si te acosaban y metían mano en el metro no era abuso sexual. O si tu amigo te invitaba a su casa, os empezabais a besar, te proponía tener sexo, le decías que no y el seguía, no era violación. 

Hasta ahora, para que un caso de abuso sexual fuera catalogado como violación y, por lo tanto, llevado a juicio, tenían que producirse dos supuestos. Por un lado, la víctima tenía que resistirse y protestar físicamente. Por el otro, el violador tenía que amenazar o utilizar la violencia para lograr tener sexo con la víctima.

Actualmente, la ley considera que no hay violación si la víctima no pelea para resistirse, aunque suplique verbalmente para que pare la actividad sexual o incluso grite y llore a su víctima.

Pero esta situación de indefensión de las mujeres alemanas frente al asalto sexual está muy cerca de cambiar. La Cámara Baja del Parlamento de Alemania ha aprobado una ley que amplía la definición legal de violación. La medida ya no requiere que las víctimas se resistan físicamente al asalto sexual para poder presentar cargos de violación contra sus agresores.

Esta nueva ley se consigue tras una larga lucha llevada a cabo por activistas de los derechos de la mujer y abogados. Estos colectivos argumentaban que las víctimas de agresiones sexuales se encuentran a menudo en estado de shock, por lo que no siempre pueden tratar de defenderse físicamente. Además, muchas mujeres tienen miedo a que la violencia y la resistencia solo empeore la situación.

El año pasado, el Ministerio de Justicia alemana elaboró un proyecto de ley pero el punto de inflexión fue, sin duda, los sucesos de año nuevo en Colonia. El proyecto de ley llegó al gabinete en marzo. Muchos grupos aludieron que la propuesta no iba lo suficientemente lejos, ya que el principio de “no es no” no se expresaba de forma explícita en la ley. Finalmente, la propuesta final de ley se aprobó ayer jueves.

Tan pronto como se apruebe la ley la norma será la siguiente: cualquier persona que ignore la voluntad evidente de la víctima, podría enfrentarse hasta a cinco años de prisión. O sea: no es no. Quien hago oído sordos a la negativa de la mujer, expresada en cualquier forma, estará cometiendo un delito.

Se espera que la ley entre en vigor en septiembre, pero algunos políticos quieren que se acelere el proceso. "Van a tener lugar varios acontecimientos importantes en verano y recientemente hemos tenido informes en los medios que dicen que el número de incidentes de asalto sexual en las piscinas públicas han aumentado", argumentaba Alexander Hoffmann, miembro de la Unión Social Cristiana, partido a favor de implantar la ley con premura.

Los cambios en la ley han sido recibidos con entusiasmo por parte de los grupos que han luchado por esta reforma, como el grupo de defensa de vícimas de abuso sexual Weisser Ring o la Asociación Alemana de Mujeres Juristas (DJB).

Según la nueva legislación, las personas que participen en un grupo que lleve a cabo actos de violencia sexual serán responsables y se pueden enfrentar a cargos penales, incluso si no han cometido los actos.

Otra de las nuevas medidas de la ley es aquella que permite agilizar la deportación de extranjeros que cometan delitos sexuales. Esta parte de la nueva legislación ha sido criticada duramente ya que podría contribuir al racismo y al odio hacia los refugiados, tal como sucedió tras los abusos sexuales en masa de Colonia.

Por otra parte, ha habido colectivos que han expresado su preocupación por si la nueva ley no ofrece protección adecuada a las víctimas que no puedan expresar claramente su falta de consentimiento, como aquellas que han sido drogadas. Por ejemplo, la activista Kristina Lunz se muestra esperanzada por esta ley ya que para ella era inaceptable que las violaciones quedaran impunes en Alemania. Sin embargo, esta mujer considera que la consigna debería ser "Sí es sí", en referencia a la ley aprobada en 2015 en California, que hace que la norma legal para el sexo sea el consentimiento sexual afirmativo.

De acuerdo con la agencia de noticias Deutsche Presse-Agentur, en Alemania se notifican anualmente unas 8.000 violaciones cada año. Sin embargo, sólo el 8 por ciento de los procesos judiciales relativos a violaciones tienen consecuencias penales. Aún con todos los claroscuros de esta ley, se espera que esta reduzca el número de violaciones y las condenas por agresión sexual aumenten.

[Vía Deutsche Welle]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar