Actualidad

Una extrabajadora dice que Uber es una pesadilla de sexismo, denuncia acoso

"Dijo que estaba intentando no meterse en problemas en el trabajo, pero no podía evitarlo porque estaba buscando mujeres con las que tener relaciones sexuales"

Este fin de semana, Uber ha visto como ha resucitado el hashtag #DeleteUber a causa de una nueva polémica. Esta vez a raíz de un escrito de Susan J. Fowler, una ingeniera que trabajó en la compañía en 2015.

La ingeniera de software con sede en Berkeley, publicó en su blog que, durante el año que trabajó en la compañía, sufrió acoso sexual y que, a pesar de haberlo notificado al departamento de Recursos Humanos, éste no tomó medidas al respecto.

Todo empezó cuando, después de entrar en la empresa en noviembre de 2015 y de terminar el periodo de formación, su gerente le hizo comentarios inapropiados sobre su vida sexual:

"En mi primer día oficial, mi nuevo gerente me envió una serie de mensajes por el chat de la empresa. Dijo que tenía una relación abierta y que su novia se lo estaba pasando bien encontrando nuevos compañeros. Dijo que estaba intentando no meterse en problemas en el trabajo, pero no podía evitarlo porque estaba buscando mujeres con las que tener relaciones sexuales. Estaba claro que estaba intentando que tuviera relaciones sexuales con él, y estaba tan fuera de lugar que, inmediatamente, hice capturas de pantalla de sus mensajes de chat y lo denuncié a Recursos Humanos".

Sin embargo, la respuesta que le dieron en el departamento no fue la que esperaba. Alegaron que no iban a tomar medidas contra él porque se trataba de "su primera ofensa". Al darese cuenta de la impunidad con la que actuaba el gerente, vio que lo mejor que podía hacer era cambiarse de equipo y no hablar de aquel desafortunado incidente.

"Dijo que estaba intentando no meterse en problemas en el trabajo, pero no podía evitarlo porque estaba buscando mujeres con las que tener relaciones sexuales"

Con el tiempo, rompió el silencio después de que otras mujeres de la compañía le explicaran experiencias similares a la suya. Algunas incluso, le hablaron de exactamente la misma: el acoso había sido por parte del mismo gerente y le habían denunciado al mismo departamento de Derechos Humanos.

De este modo, la indignación de la ingeniera estalló al ver que el departamento y la dirección habían mentido al decir que se trataba de "su primera ofensa". 

Fowler también tuvo que enfrentarse al sexismo institucional que, siempre según su experiencia, se respira en la empresa. Pone como ejemplo de ello el día en el que se negó a las 6 mujeres ingenieras de la empresa las chaquetas de cuero con las que obsequiaron a sus compañeros masculinos:

"A principios de año, la compañía había prometido chaquetas de cuero para todos los empleados, por lo que les dimos nuestras tallas para que hicieran el pedido. Un día, todas las mujeres recibimos un correo electrónico en el que se decía que no pedirían las chaquetas de cuero para nosotras porque no éramos suficientes en la empresa para justificar el pedido".

"Respondí y dije que estaba segura de que Uber podría encontrar en su presupuesto la forma de comprar chaquetas de cuero a 6 mujeres si podía permitirse el lujo de comprarlas a más de 120 hombres. El director respondió de nuevo diciendo que si las mujeres realmente queríamos igualdad, entonces deberíamos darnos cuenta de que al no conseguir las chaquetas estábamos consiguiendo igualdad".

La historia de Fowler ha generado mucho ruido. Al compartirla este domingo por la noche en su blog , se hizo, rápidamente, viral.

Ante ello, el CEO de la compañía, Travis Kalanick ha emitido un comunicado en el que afirma que ya ha tomado medidas en el asunto:

"Acabo de leer el blog de Susan Fowler. La situación que describe es terrible y va en contra de todo lo que Uber defiende y cree. En cuanto he recibido esta información he pedido a Liane Hornsey, nuestra nueva responsable de recursos humanos, que inicie una investigación urgente sobre estas acusaciones. Buscamos hacer de Uber un lugar de trabajo justo e igualitario y no toleramos de ningún modo este tipo de comportamientos. Cualquier trabajador que se comporte de esta manera será despedido".

Hace unas semanas, la compañía se enfrentó a una eliminación en masa de su aplicación bajo el hashtag #DeleteUber. En ese caso, a raíz del supuesto apoyo implícito de la empresa a algunas medidas de Trump. Ahora, al leer la historia de Fowler, algunos incluso han bromeado con reinstalar la app para borrarla de nuevo.

Varias personas mostraron su apoyo a Fowler en Twitter y en el foro de ingenieros de Sillicon Valley, Hacker News, algunos usuarios confirmaron su versión. Uno de ellos incluso alegó que las mujeres no solicitan empleo en Uber por su reputación sexista.

[Vía Quartz]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar