Absolut Nights

12 personas nos cuentan las coincidencias más raras que han vivido hasta ahora

¿Casualidad? ¿Destino? ¿(Muy) mala suerte…? Descubre las sincronías más extrañas de la mano de las #AbsolutNights de Absolut.

La noche nos cambia.

Y quien diga que no, miente.

No somos iguales con nuestra familia que con nuestros amigos. Y mucho menos en el trabajo. Pero la noche tiene ese mágico poder de sacar a la luz esa parte más atrevida y sociable que nos caracteriza. Y ahí radica el CÓMO y el POR QUÉ de que sea casi siempre de noche cuando conseguimos dar con esas conexiones inesperadas, coincidencias surrealistas y relaciones espontáneas que, por muy insignificantes que parezcan en un primer momento, nos acaban cambiando.

Amigos, hermanos, primos de nuestros amigos, compañeros de mesa y jefes nos cuentan las coincidencias más raras que han vivido hasta ahora:

1.

“Cuando salgo de fiesta, me da por agenciarme los complementos fiesteros que lleva la gente (desconocida). Hará un año, vi a un chico que llevaba una corona súper rosita y súper brillante de “feliz cumpleaños” y se la cogí sin permiso alguno.

A día de hoy, ese chico y yo somos grandes amigos. ¡Incluso tenemos foto del momento en que le robé la corona!”

2.

“Conocí a una chica y empecé a hablar con ella porque su cara me sonaba muchísimo. Le pregunté cómo se llamaba y qué amigos teníamos en común, a lo que ella sólo me respondió que yo “era una chica muy graciosa”. Flipé mucho cuando, meses después, la vi actuando en una novela de la televisión.

3.

“Descubrir que mi padre le pilla farlopa al mismo tipo que yo. ¿Eso cuenta, no?”

4.

“Hace ya tiempo, estaba en Exeter de Erasmus esperando al bus cuando una chica (que no había visto en mi vida) se me acercó, me dijo en perfecto euskera “Kaixo Uxue!” y yo le dije “Agur”. Mis colegas me preguntaron quién era porque nos la volvimos a encontrar por Bilbao. Yo no tenía ni idea, pero la saludé como ella hizo conmigo. Han pasado 7 años de eso y ahora tenemos un estudio de diseño juntos”.

5.

“Una vez entré en una disco a mear y, cuando estaba en medio de la faena, un tipo entró escondiéndose del segurata. Me pidió que no lo echara tantas veces que al final me pareció simpático y nos quedamos contándonos la vida mientras tenía las bragas por las rodillas” .

6.

“En Nochevieja, una chica random me pidió que le aguantara el bolso mientras hacía pis entre dos coches. Cuando acabó me dijo “¡Feliz Año Nuevo!" y me plantó un beso en los morros. Mi cara de gilipollas ilustraba que aquel había sido el beso más fácil de toda mi vida y que me había gustado más que cualquiera de los que me dio mi novio en los últimos 2 años”.

7.

“Durante las fiestas de mi barrio, me encontré a mi ex en una primera cita. Yo creía que me la iba a liar parda, pero sólo se quedó observándonos a lo lejos todo el rato. Sí, durante unas 5 horas”.

8.

“En el último festi al que fui, conocí a una chica y, hablando, me di cuenta de que 10 años antes había sido vecina mía de Asturias. Se lo comenté y me dijo que mi cara no le sonaba de nada”.

9.

“Me lie con un tío 10 años mayor que yo con acento francés muy marcado, pero con un español perfecto. Una semana después, en una comida familiar, conocí a “mis primos los de Francia”, que habían vuelto a vivir a España después de muchos años, entre los cuales estaba él.

10.

“Ver un concurso de “a ver quién se lía con más hombres” entre una madre y una hija que no se ponían de acuerdo sobre quién lo hacía mejor. La más joven tendría unos 45 años”.

11.

“Encontrarme a una prima segunda mía (que ni siquiera sabía que era mi prima) de fiesta en un garito heavy”.

12.

“Me fui a un pueblo perdido de la mano de Dios en Almería y, en una fiesta, una chica que me había estado mirando toda la noche se me acercó y me dijo: “¡Hola! ¿Eres Verónica, la de Murcia, verdad?”, a lo que yo le contesté que sí era Verónica, pero que era de Madrid. Hablando con ella, me enseñó conversaciones que había tenido con esta supuesta “yo” y me di cuenta de que otra persona se estaba haciendo pasar por mí, con mis fotos personales y mi nombre, pero en otra ciudad. Nunca llegué a averiguar quién me estaba suplantando la identidad.

Distintas caras. Distintas conexiones. Estar abiertos a lo inesperado allana el terreno de las conexiones espontáneas con aquellos que nos rodean. Y con este propósito, Absolut Vodka  crea las #AbsolutNights, noches para saltar hacia lo impensado, en las que la música, el arte y la tecnología también muestran sus facetas más imprevisibles para que los vínculos fluyan.

Toda la información sobre las #AbsolutNights en su web, Facebook, Instagram y Twitter.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

cerrar
cerrar