Noticias

El artículo que convirtió a Teen Vogue en uno de los mayores azotes de Trump

Cómo una revista "sobre peinados y cotilleos de famosos" se ha colado en el debate político

oi oi

El pasado domingo, un artículo de la periodista Lauren Duca sobre la manipulación psicológica de Donald Trump se hizo viral en las redes sociales. La sorpresa para muchos fue que, este análisis político no fue publicado en el New York Times o el Washington Post, sino en la revista Teen Vogue.

El texto explica como Trump ha ganado las elecciones haciendo luz de gas a un país entero:

"Hacer luz de gas es manipular psicológicamente a una persona hasta el punto en el que se cuestiona su propia cordura, y eso es precisamente lo que Trump está haciendo a este país. Ganó fuerza en la elección jurando las mentiras de los políticos mientras se contradecía a sí mismo constantemente, a menudo sin molestarse en enmendar los conflictos de sus propias palabras. Nos ha mentido una y otra vez, y luego cogió todas las acusaciones sobre sus falsedades y les dio la vuelta para convertirlas en pruebas de parcialidad".

“Grandes palabras para una revista sobre peinados y cotilleos de famosos” comentaba un usuario de Twitter. “Quién hubiera adivinado que @TeenVogue podría ser el futuro de la actualidad política. Fantástica cobertura de las elecciones” decía otro. Algunos, con bastante más mala folla, les recomendaban que volvieran “a los tratamientos de acné”.

Hace tiempo que Teen Vogue ha dejado de limitarse a hablar de trapos y maquillaje, y la cobertura que este año han hecho de la situación política y Black Lives Matter es digna de ser reconocida. En gran medida el mérito de este cambio es de la nueva editora, Elaine Welteroth, y del editor de la edición digital, Phil Picardi.

Echando un ojo a su Twitter, es fácil notar ese cambio: donde hace un par de años solo nos hubiésemos encontrado consejos de belleza y salseos de Taylor Swift ahora vemos como se entremezclan posts sobre la prohibición del aborto en Ohio y una galería con “las parejas más monas del año”.

Hace no tanto, existían “las noticias” y, tres pisos más abajo, y con envoltorio rosa y contenido insustancial, estaban “las noticias para mujeres”. Los diarios eran cosa de hombres, que trataban temas importantes, como política y negocios. El rinconcito para las mujeres solía ser la sección de “estilo de vida” de la edición de fin de semana, y los temas a tratar eran los que te estás imaginando: belleza, obvio; maternidad, cómo no; y cocina, faltaría más.

El mundo de las revistas siguió más o menos el mismo formato, reservando las cosas serias para los hombres. La gente entendía que una revista como Playboy o Interviu pudieran tener, además de señoras en pelotas, entrevistas o reportajes. Pero publicaciones como Cosmopolitan debían ceñirse a temas de interés femenino, del estilo “10 tips para ser la reina de las mamadas” o “cómo matarte de hambre sin que se te avinagre el carácter”.

Ahora, al fin, los límites entre el “periodismo serio” y el “periodismo para mujeres” se están desdibujando, y al fin estamos viendo como una revista que antes solo servía para reforzar valores sexistas caducados, ahora planta cara a Donald Trump.

[Vía Quartz]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar