PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Studio

Protestas en Venezuela: cuando la muerte de un menor deja de ser noticia

H

 

La víctima número 75 de las protestas de Venezuela tiene 17 años y murió por un disparo en el pecho de la policía

PlayGround

20 Junio 2017 16:39

Como Neomar Lander, de 17 años, que murió el pasado día 9 en una protesta en Caracas al recibir un tiro en el pecho. Como César Pereira, 20 años, que perdió la vida en Anzoátegui el pasado 28 de mayo. O como Juan Pablo Pernalete, que murió como consecuencia de una bomba de gas lacrimógeno el 26 de abril.

Como tantos otros, y 75 víctimas van ya, Fabián Urbina perdió la vida el lunes tras recibir un disparo en el pecho, presuntamente efectuado por la Guardia Nacional Bolivariana. Tenía 17 años. Vídeos divulgados en las redes sociales muestran a la policía disparando a matar a los manifestantes.

El ministro de Interior, Néstor Reverol, calificó la muerte como "situación irregular". Pero no lo es. 

El dolor es el mismo en las familias, pero las víctimas de la violencia del estado venezolano contra los manifestantes empiezan a dejar de ser noticia y convertirse paulatinamente en una rutina.



Todo empezó el pasado 31 de marzo, cuando el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) asumió los poderes de un legislativo contrario a los intereses de Maduro. El golpe a la democracia de un presidente cada vez más dictatorial encendió más que nunca a los opositores, que se volcaron en las calles.

Una inflación brutal, una crisis económica, social y de abastecimientos sin timón y una violencia creciente tienen a gran parte de la población al límite y al gobierno aferrándose a un poder cada vez más autoritario.

Algunos manifestantes han destruido mobiliario urbano, edificios y lanzado piedras y cócteles molotov a la policía en las marchas de los últimos meses. En frente tienen la violencia letal —e incluso con armas de fuego— que que usa la policía y que sigue cobrándose la vida de jóvenes venezolanos.

share