Noticias

De Ministro a magistrado del Supremo, el último escándalo de Latinoamérica

El año pasado se viralizó un vídeo en el que aparecía cortando plantas de marihuana. También ha defendido a una cooperativa investigada por sus relaciones con el narcotráfico. Ahora está en un puesto de responsabilidad máxima en materia de Justicia.

De Ministro de Justicia a magistrado del Supremo. Directamente.

Tal es el camino que ha emprendido el polémico Alexandre de Moraes. Con un currículo lleno de sombras, de Moraes participará directamente de la investigación contra los políticos implicados en la mayor trama de corrupción de la historia, cuya investigación se conoce como Caso Lava Jato.

La polémica está servida, pues entre los nombres citados en las investigaciones está el mismo Temer que le nombró ministro y que ahora le ha puesto en la alta corte. El Senado confirmará al hombre elegido por Temer en las próximas tres semanas.

A sus 49 años, Moraes es doctor en Derecho y sus libros jurídicos son best-seller. Fue consejero del Consejo Nacional de Justicia de Brasil y después Secretario de Justicia primero y de Seguridad después del estado de Sao Paulo.

Su nombramiento llega tres semanas después de la muerte del magistrado del Supremo Teori Zavascki en accidente de avión.

El diario Folha de São Paulo explicó este miércoles que Moraes no intervendrá directamente en las investigaciones del caso Petrobras o Lava-Jato.No obstante, sí revisará esas investigaciones y eso le da poder para "actuar en casos que impliquen al presidente de la República y a los presidentes de la Cámara y del Senado. Los tres ya fueron mencionados en declaraciones a la policía".

El fiscal que lleva el caso fuera del Supremo, Deltan Dallagnol, manifestó en su Facebook su preocupación por el "fuerte impacto" que puede tener su llegada al Supremo. 

Y aunque la cosa despierta sospechas de entrada, aún hay más. 

Buena lista de polémicas

Lo que sigue es una lista de motivos por los que Alexandre Moraes no parece ser la mejor elección para el Supremo (más allá de provenir directamente del Ministerio de Justicia):

1. Según un reportaje de Buzzfeed Brasil, entre 2006 y 2009 Moraes compró ocho inmuebles de alto nivel por un total de 4.5 millones de reales, un millón y medio de euros al cambio actual. Por entonces era miembro del Consejo Nacional de Justicia y secretario del entonces alclde de Sao Paulo Gilberto Kassab.

2. Está afiliado al PSDB (Partido de la Social Democracia Brasileña) y será por tanto el único de los diez magistrados del Supremo con pertenencia a un partido. La Constitución impide compatibilizar vida política y cargo en el Supremo, pero aunque se desvincule de la formación le perseguirá la sospecha, máxime cuando también hay miembros de su partido siendo investigados.

Está afiliado al PSDB, sigla que tiene a investigados por corrupción. La Constitución impide que un magistrado del Supremo forme parte de un partido.

3. Entre 2010 y 2014, cuando no ejerció funciones públicas, s u despacho de abogados defendió a clientes tan polémicos como el ex presidente de la Cámara Eduardo Cunha (instigador del 'impechment' de Rousseff y condenado por participar en la Lava-Jato) y una cooperativa de transportes que fue investigada por mantener relaciones con la principal banda de narcotraficantes brasileña, el PCC.

4. Entre 2015 y 2016, como máximo responsable de la seguridad del estado de São Paulo, fue criticado por su dureza en la represión a las manifestaciones, que él llegó a calificar como "actos de guerrilla".

5. Estaba al frente del Ministerio de Justicia durante la peor crisis de la década en las cárceles de Brasil, que se saldó con al menos 90 muertes. El gobierno estado de Roraima, donde al menos 33 presos murieron, denunció haber pedido ayuda al gobierno central para resolver la situación. Centenares de juristas y movimientos sociales pidieron su cese como Ministro.

6. Un vídeo suyo cortando plantas de marihuana se hizo viral el pasado año, cuando ya era Ministro de Justicia. Su firmeza restrictiva hace dudar de que pueda ser imparcial en el juicio que trata sobre la descriminalización del uso personal de drogas. Zavascki, el magistrado que falleció en enero, era el que estaba al frente del caso por lo cual quedará en sus manos.

El presidente Temer ha acertado de pleno si el objetivo era nombrar a un magistrado polémico que agitara el ya de por sí convulso panorama político brasileño y despertara aún más dudas sobre su gestión.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar