PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Studio

Una modelo de Playboy indigna a los maorís fotografiándose desnuda en una montaña sagrada

H

 

Es como si alguien fuese a la Basílica de San Pedro en el Vaticano y se sacase una foto desnudo"

Elena Rue Morgue

04 Mayo 2017 12:08

Crédito de la imagen Instagram.

La semana pasada me encontré trasteando por Facebook con varios titulares de este tipo: "Desnudo por detrás en medio del paisaje, la nueva moda en Instagram" o "Posar con el culo al aire, la nueva moda entre turistas de todo el mundo". Por lo visto, despelotarte mientras haces turismo y sacarte una foto de espaldas es la nueva moda instagramer a la que ningún viajero con sed de likes puede resistirse.

Como tiende a pasar con todas las modas que arrasan rápidamente en la red, solo es cuestión de tiempo que a alguien le estalle en las manos: gente cayéndose de edificios haciendo planking, labios reventando (literalmente) por succionarlos en un vaso para parecerse a Kyle Jenner y ahora, una comunidad entera indignada porque alguien se sacó el culo en un lugar inapropiado.

El incidente lo ha protagonizado la modelo de Playboy Jaylene Cook, que subió hasta la cima del monte Tatanki en Nueva Zelanda y decidió que era una idea divertida sacarse una foto en la que mostrarse a sus 300.000 followers como dios la trajo al mundo (bueno, pero con unas zapatillas deportivas, que una cosa es arriesgarse a pillar un catarro y otra a abrirse la crisma) en una artística instantánea a más de 2000 metros de altura.


Resultado de imagen de Jaylene Cook


El problema nace de que, para los maorís, la cima de ese volcán es un lugar sagrado. "Es como si alguien fuese a la Basílica de San Pedro en el Vaticano y se sacase una foto desnudo", dijo Dennis Ngawhare, portavoz de la tribu maorí local. "Es un lugar sagrado y algo así es muy inapropiado".

Cook tomó la fotografía cunado ascendió a la cima de la montaña hace un par de días con su pareja, y publicó la imagen en su perfil de Instagram, donde consiguió casi 10.000 likes.

"La gente puede decir que son solo rocas y tierra así que, ¿Cómo vas a poder ser irrespetuoso hacia eso?". Pero es bastante más complejo: para los maorís de la zona el volcán es la tumba de uno de los ancestros de la tribu, y de hecho lo consideran como al ancestro en sí. Según su tradición, incluso subir a la cima es inapropiado, y es algo que solo se reserva para ceremonias muy concretas.

Pero poco pueden decir los maorís sobre el tema: Nueva Zelanda fue una colonia británica, la montaña fue rebautizada como "Monte Egmont" por el capitán Cook y actualmente que los turistas suban a ella y asciendan hasta el volcán está totalmente permitido.


Resultado de imagen de Taranaki


Según el portavoz de los maorís locales, solo recientemente les han dado algo de voz al respecto de la montaña. "Solo pedimos a la gente que tenga respeto. Este último caso es solo otro molesto ejemplo en el que alguien obviamente no sabía cómo comportarse aquí".

"No creo que la foto en sí sea obscena y ofensiva", dijo Neil Volzke, alcalde del distrito local de Stratford, a la BBC. "Es solamente inapropiado tomarse esa foto en la cima del monte Taranki porque es un lugar con muchísima importancia para la comunidad maorí. Es un lugar que debería tratarse con el mayor respeto posible".

Cook se defendió de las críticas diciendo que ella ya había investigado sobre el lugar antes y pensó que sacarse esa fotografía no sería en absoluto ofensivo. "Es un choque entre las presuposiciones occidentales y los valores y las creencias indígenas", dijo el señor Ngaware. No es la primera vez que casos de este tipo tienen lugar. En el monte Taranaki unos turistas indignaron a los locales tras organizar una barbacoa en el lugar y dejar un grafiti como bochornoso recuerdo.



En los comentarios de la foto que podemos ver en su Instagram hay bastante odio, desde "Deberían matar a la gente como tú" o "Eres basura", a "Das un mal nombre a las mujeres, puta", una actitud violenta y machista que de ninguna forma es justificable, por mucho que Cook haya cometido una falta de respeto hacia la comunidad maorí.

Aunque desde la perspectiva occidental pueda resultar una exageración que nadie se ofenda por algo así, parémonos un segundo a pensar... ¿os imagináis la que se hubiese liado si una persona que viniera de fuera (o una de aquí, poco importa en realidad) hubiese hecho algo así en la catedral de Sevilla o en mitad de una procesión de Semana Santa?


[Vía BBC]

share