Noticias

Se filtra el kit de presentación del Fyre Festival, y, visto lo visto, da mucha risa

Sale a la luz la grandilocuente presentación del festival de lujo en las Bahamas que acabó siendo un auténtico desastre

El viernes pasado las redes sociales echaban humo. Los asistentes del Fyre Festival (millennials ricos, celebs, influencers) se encontraban frente al desastre: el festival de lujo que por el que habían pagado hasta 250.000$ se parecía más a un escenario de Los Juegos del Hambre.

Como en una especie de distopía, el festival contaba con unas instalaciones de cámping más bien infame: no había suficiente iluminación, ni siquiera agua y las medidas de seguridad eran bastante cuestionables. Por no hablar de que no existía, ni por asomo, esa zona de restauración “gourmet” que prometían (a cambio: sandwich de queso con lechuga) o espacios VIP de descanso (a cambio: sillas de plástico).

El festival había resultado ser un verdadero fiasco.

Ahora, tras un fin de semana intenso en el que las redes sociales se han hecho eco de la histeria, la revista Vanity Fair ha publicado en exclusiva el kit de presentación del festival. Es decir, el documento que los responsables enviaron presumiblemente a marcas, inversores, influencers o medios para promocionarlo. Y el documento, visto en perspectiva, parece de risa.

Captura de pantalla de la presentación

La presentación es una mezcla de conceptos grandilocuentes del márketing, descripciones hilarantes e imágenes de algunos de los 400 influencers que pagaron para que promocionaran el festival en sus redes sociales como Kendall Jenner, Bella Hadid o Alessandra Ambrossio.

Según The Guardian, el Fyre Festival ofrecía billetes de avión, ticket y alojamiento a cambio de que promocionaran el evento entre sus fans. Según la Comisión Federal de Comercio (FTC), estos infringieron la ley estadounidense ya que es obligatorio que todas los influencers “divulguen de forma clara y precisa la relación que mantienen con las marcas”. Ninguno especificó de ninguna forma que habían sido pagados para hacer publicidad.

Algunas influencers, como la modelo Bella Hadid, eliminaron sus post en redes sociales y emitieron unas disculpas públicas entre sus fans. "Inicialmente creí que el proyecto sería una experiencia memorable e increíble para todos, por lo que acepté hacer esta promoción sin tener ni idea del desastre que se venía encima", ha escrito en el post. "Si hubiera sabido lo que iba a pasar, vosotros también lo habríais sabido".

Por su parte, uno de los responsables del festival, el rapero Ja Rule (junto con el empresario Billy McFarland) emitió un comunicado en su Twitter en el que defendía el festival y mantenía que el fracaso no había sido "por su culpa". "No sé cómo salió tan mal, pero estoy intentando arreglarlo y asegurándome que todo el mundo sea reembolsado", ha explicado en el comunicado. Incluso están ofrenciendo pases VIP para el año a modo de compensación. La pregunta del millón es quien se atreverá a aceptarlos.

Además de eso, y a pesar de que Ja Rule dice "que él no sabe nada y que no fue su culpa", ya hay una demanda interpuesta contra él mismo, el coresponsable Billy McFarland y el Fyre Festival Media. La demanda, interpuesta por uno de los asistentes, sostiene que los responsables sabían mucho más de lo que ahora dicen, por lo que exigen una indemnización por más de 100 millones de dólares por el timo.

Entre otras cosas, Daniel Jung, el asistente que ha interpuesto esta demanda colectiva, afirma que los responsables "sabían que sería un desastre" porque sabían desde mucho antes que ese espacio no podría alojar a los asistentes correctamente y no lo cancelaron. Por otro lado, la demanda también asegura que los asistentes advirtieron a las celebrities importantes que no asistieran al evento, porque sabían que iba a ser un desastre. Según esta acusación, esto demuestra que los responsables sí sabían que las cosas no estaban marchando del todo bien.

Entre otras cosas, la demanda también se fija en las carpas mediocres, la perdida de equipaje (que fue arrojado a la carretera), el catering penoso, las ínfimas condiciones de seguridad y la falta de asistencia médica.

Además de eso, y acariciando ya todos los límites del surrealismo, la sentencia hace hincapié en que todo estaba tan desorganizado que se llegaron a ver animales salvajes en los alrededores del evento, como estos cerdos en la playa.

+

Captura de pantalla de la demanda interpuesta pore Daniel Jung vía NPR

Las noticias del Fyre Festival no paran de sucederse. Y lo que está claro es que aún nos quedan muchas cosas por ver. Es lo que tiene si invitas a tu evento a un montón de gente adicta a las fotos y a los selfies con legiones de seguidores. Ve preparando las palomitas.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar