PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Cerrar

Playground magazine

Mixes

Mixes

PlayGround Mix 070: Fasenuova

Un playlist (sin mezclar) de techno, industrial y otros ritmos duros

Por: ,
PlayGround Mix 070: Fasenuova | PlayGround | Mezclas Musica

Tracklist

Duration: 01:02:00

  1. Solid Space: “Tenth Planet”
  2. Absolute Body Control: “Figures”
  3. The Units: “High Pressure Days”
  4. Nine Circles: “Twinkling Stars”
  5. Salem: “Asia”
  6. Crash Course In Science: “Flying Turns”
  7. Haus Arafna: “Für Immer”
  8. Salem: “Sick”
  9. Terminus B: “Robot Dynastie”
  10. Bene Gesserit: “Micky Please”
  11. The Vyllies: “Give Me A Name”
  12. Cinema 90: “In Ultra-Violet”
  13. Sepp Maier’s Gloves: “Ambition”
  14. Nine Circles: “Whats Is There Left”
  15. Crash Course In Science: “Factory Forehead”
  16. A Number Of Names: “Sharevari”

El mejor festival electrónica de Asturias (y parte del extranjero), el L.E.V., debía tener en su cartel al mejor grupo electrónico de la zona, que es lo mismo que decir Fasenuova. Proyecto bicéfalo formado por Ernesto Avelino y Roberto Lobo con amplia y larga experiencia en la escena industrial, Fasenuova firmaron el año pasado un disco oscuro y tenso, “A La Quinta Hoguera”, que se situaba cerca de Chris & Cosey, Coil, Esplendor Geométrico y otros mitos de la música metálica y profana. Desde entonces, su agenda de conciertos ha aumentado y se va a coronar a finales de este abril con una actuación más en su tierra y en un festival de prestigio. Por esta razón, nos han entregado un documento que queremos compartir con vosotros. Les pedimos un mix, pero ellos han preferido pasarnos un playlist –Fasenuova no son DJs– de temas que les seducen y que escuchan con frecuencia, una selección musical que aquí podéis escuchar y descargar.

Para complementar la música seleccionada por Fasenuova, recuperamos la entrevista realizada con el dúo en julio de 2011, realizada por Luis M. Rguez. No te los pierdas en el L.E.V., entre el 27 y 28 de abril –próximamente conoceremos los horarios–.

-------------

Después de años de maduración underground, de desarrollo a la sombra de la acción ruidista y la investigación en materia de pulsos sintéticos y rítmica industrial, los asturianos Ernesto Avelino y Roberto Lobo, alma bicéfala de Fasenuova, acaban de entregar ese disco que debería ponerlos en boca de todos. A La Quinta Hoguera (Discos Humeantes, 2011) cristaliza un largo proceso de investigación y depuración iniciado hace ya más de un lustro (una década, si atendemos a sus anteriores proyectos, juntos o por separado). Partiendo de unos postulados que entroncan con la más áspera tradición industrial, Avelino y Lobo han hecho crecer su música hacia formas más concisas, despojadas, contenidas y sutiles. Dosificando la tensión, jugando con timbres y dinámicas, los nuevos Fasenuova consiguen crear un enorme abanico de matices (sonoros y emocionales) a partir de la combinación de muy pocos elementos (afiladas cajas de ritmo, rugosos sintes monofónicos, amplis y micros, básicamente). Su música es electrónica airada y es pop oblicuo, es tensión y corazón, atmósfera e impulso rítmico, acción física y contemplación solemne.

a-la-quinta-hoguera-fasenuo_040412_1333553295_57_.jpg

En su mundo uno puede ver rastros de pioneros industriales como Throbbing Gristle o Esplendor Geométrico, trazas del dark-folk pagano de Current 93 y el ocultismo esotérico de Coil, estrategias rítmicas cercanas a las de agentes de la más aventurera nueva ola alemana como Liaisons Dangereuses o los primeros Der Plan, o ejercicios de arquitectura analógica que no desentonarían al lado de exploradores del entorno neo-kosmische como Dylan Ettinger, Umberto o Rene Hell. A eso hay que sumar unos textos cargados de misterio, capaces de crear confusión e intriga a partir del uso de palabras inventadas, de juegos de permutación silábica, distorsiones léxicas o acentos impostados. Los misterios de una naturaleza mágica, insondable, o las pulsiones más primarias del homo urbanus alimentan de imágenes unas canciones que encierran en su interior muchos más secretos de los que a primera vista podría parecer. Quien quiera probar su música puede escuchar y descargarse “A La Quinta Hoguera” desde aquí. Aunque avisamos, la cosa suena aún mejor en vinilo.

¿Dónde os encontráis ahora mismo, mientras contestáis a estas preguntas?

En casa de Roberto, en Mieres, viendo en directo los enfrentamientos en Grecia, 29 de junio de 2011.

Si en este preciso instante miráis a vuestro alrededor, ¿qué veis?

La pantalla del ordenador y algunos de nuestros instrumentos puestos sobre una mesa.

Y si os asomáis a la ventana más cercana, ¿cuál es la vista?

El Picu Seana, la Autovía A66, el Ríu Caudal y las estaciones de Renfe y de Feve. Por algo Mieres se llama Mieres del Camín.

¿Qué os sugiere esa vista?

Mieres del Camín, El Picu Seana que “va tiempu que nun subimos”, los coches y el “ruíu” que meten al pasar corriendo.

fasenuova3_040412_1333553429_33_.jpg

Como ha quedado claro, vivís en Mieres, municipio de la cuenta minera asturiana. Me gustaría saber hasta qué punto ese entorno ha tenido (o no) una influencia en la concepción musical de Fasenuova. Pienso en las cualidades naturales del enclave, rodeado de montañas y de verdes salpicados de paisajes postindustriales, tanto como en su historia socioeconómica y sociopolítica. Por ejemplo, leo que durante la revolución de 1934, Mieres fue uno de los núcleos del estallido. “Coyones y dinamita” fue el grito de guerra de los insurrectos entonces. El declive de la industria siderúrgica y la minería de la zona durante los 70 también ha tenido que dejar marca en el carácter de la gente de la región. ¿Veis rasgos de ese entorno y de ese carácter en vuestro acercamiento al ejercicio sonoro como Fasenuova?

Sería imposible que el entorno no hubiera condicionado y mucho nuestras vidas, y que este hecho no se viese reflejado de un modo u otro en nuestro trabajo. Pero a la hora de crear, nosotros partimos de posiciones totalmente fantásticas, generadas en nuestra adolescencia y juventud, con elementos totalmente externos a este entorno. Todas las condiciones culturales y sociopolíticas de Mieres y de Asturies están presentes en un primer plano en nuestras vidas, pero a la vez hemos mirado, hemos tenido que mirar, en otra dirección totalmente distinta. Nuestras familias son mezcla de mineros y metalúrgicos que participaron activamente en la revolución de 34, alguno de ellos murió en el levantamiento. Ambos tenemos padres asturianos y madres venidas de Galicia y Andalucía, respectivamente.

Al menos durante la década de los 90, Mieres adquirió cierta relevancia dentro del conjunto de la escena independiente nacional como cuna de una serie de grupos dedicados al punk, al pop y al rock de inclinación sixties, gente como E-330, La Ruta o Los Nervios. En mitad de ese panorama y de esa tradición musical, ¿cómo encaja una propuesta como la de Fasenuova? En vuestras anteriores formaciones, bastante más ruidistas, ¿había algo de reacción contra el medio (incluyendo en el medio a las bandas que os rodeaban por aquel entonces)?

Muchos de los miembros de esas bandas son nuestros amigos. Nosotros hacíamos algo que a ellos no les gustaba y de lo que se mofaban bastante, pero ya habíamos contactado muy pronto con la escena electrónica española y nuestro camino iba a otra velocidad, y también por otros derroteros. Conocimos todo lo que nos gustaba a edades muy tempranas de nuestra vida, y lo demás nos daba igual. Teníamos una especie de caparazón exterior que llamábamos “el plumífero”; cosas de adolescentes. Salíamos de casa de escuchar a los Residents y nos íbamos a ligar a discotecas donde ponían música comercial. Nos sentíamos seres distintos rodeados de gente que no imaginaba tan siquiera nuestros gustos. Eran nuestros amigos, los queríamos, compartíamos locales de ensayo, pero su música tampoco nos gustaba, y nos mofábamos también bastante de ellos, todo hay que decirlo. Lo que pasa es que la gente de por aquí es muy especial, y siempre nos llevamos bien de todas formas. Aunque sí hemos de reconocer cierta actitud sonora beligerante, desde nuestra posición de aislamiento total durante muchos años, como reacción al entorno musical.

¿Cómo está la cosa musical en la zona a día de hoy?

Mieres forma parte de las Cuencas Mineras, una zona castigada por sucesivas crisis. Todavía hay gente con mucho potencial, pero la mayoría se ha tenido que ir a otras partes. Es casi imposible dar conciertos, no existen locales de ensayo públicos, a pesar de ser una reivindicación que las bandas, paradójicamente muchas, llevamos reclamando desde hace más de 20 años. No hay ayudas de ningún tipo y los que ostentan el poder pertenecen a generaciones que todavía están totalmente contaminadas por el franquismo. Aquí se necesita un espíritu muy sano y tener una capacidad de concentración grande para poder centrarte en tus creaciones sin ponerte a hacer rap metiéndote con todos estos indeseables.

fasenuova2_040412_1333553715_89_.jpg

¿Disfrutáis de vuestra condición de grupo periférico, alejado de los núcleos generadores de buzz en materia musical, o sentís esa distancia como un handicap?

Disfrutamos de vivir en Asturies, aunque nos duela tanto Asturies, pero no encajamos en eso que dices de periféricos, porque cuando éramos niños Mieres era Nueva York para nosotros, y Spiderman saltaba de rascacielos en rascacielos en nuestra imaginación.

Contadnos cómo os conocisteis y qué fue lo que os unió en un primer momento.

Cuando nos conocimos los dos habíamos leído a Shakespeare y a Cervantes. Eso nos dio mucho material de conversación las primeras veces que coincidimos. Además, los dos teníamos inclinación a trabajar con el sonido de forma parecida: micros pitando, amplis forzados hasta la extenuación, hasta que echaran humo, y cosas así.

La economía de medios de la que soléis hacer gala en Fasenuova, ¿era una premisa a la hora de poner en marcha el proyecto o el set up que usáis viene determinado por la disponibilidad de medios en cada momento?

Siempre usamos todos los medios que tenemos a nuestro alcance, cuantos más mejor, pero también seleccionamos qué es lo que queremos y qué es lo que no para hacer algo determinado, con lo que a veces usamos pocas cosas.

Hasta hace poco era habitual referirse a Fasenuova como grupo de “noise industrial”, o “free noise”, o “ruidismo extremo”. Vuestras anteriores aventuras como Étika Makinal, o ya juntos como Goodbye, sí que hacían gala de una estética más ruidista y de una actitud más descarnada, más extrema o “confrontacional”. En comparación con aquellos proyectos, la propuesta de Fasenuova en “A La Quinta Hoguera” se presenta mucho más sofisticada y poética. ¿No tenéis miedo de que etiquetas como las de “free noise” o “ruidismo”, que a día de hoy sólo representan una parte de vuestra personalidad sonora, puedan echar atrás a más de un oyente potencial que a lo mejor sí se acercaría con curiosidad a lo vuestro si se hablara también de synth wave o de electrónica analógica de regusto cósmico, otros de los ingredientes presentes en vuestro último disco? ¿Os sentís, aún a día de hoy, un grupo asociado a la “internacional ruidista”, por llamarlo de alguna manera?

Quienes nos han visto en directo no se plantean estas cosas. Porque el patrón normal nuestro en directo es más bien energético. Pero todas nuestras grabaciones han sido concebidas de una manera distinta a los directos. Ahí están para escucharlas. Incluso las más antiguas. El ruido siempre ha sido un color más en nuestra paleta de colores, igual que todo lo demás en la música. Somos más estetas que ruidistas, pero nos sentimos apegados, aunque sea algo totalmente imaginario, a esa “internacional ruidista” de la que hablas. El Futurismo y Dadá nos marcaron mucho de críos.

En más de una ocasión habéis comentado que en el fondo os consideráis una banda de rock’n’roll, en la medida en que podemos considerar como tal a, por ejemplo, los primeros Suicide.

Hemos alimentado mucho eso, lo hemos escrito y declarado muchas veces, pero porque sencillamente es como si todo fuera en el fondo rock’n’roll. Aunque la idea era dar con un rock inventado de alguna manera por nosotros, o más bien surgido de experimentar juntos, a partir de incorporar muchos otros referentes, muy arraigados, de las vanguardias y todo lo que vino después. Nos gusta explicar que el rock’n’roll ha dejado una huella imborrable, como cultura, en Mieres. Es increíble hasta qué punto eso es así hoy en día. Todavía hay tribus urbanas, aunque todas conviven en una especie de “Pax Rockera” y andan juntas por ahí. Pero este lugar se ha visto afectado de manera profunda por las ideas importadas de América, de forma que todos tenemos en la cabeza un montón de nociones imaginarias, provocadas por los discos, las portadas, las películas, los catálogos de música y de ropa. Muchas veces lo decimos con cierto sarcasmo, pero estamos convencidos de que para explicar este lugar, si se quiere dar forma a una imagen de la realidad cultural que se vive aquí, hace falta partir de Elvis Presley. Todo eso mezclado con el universo asturiano a nivel cultural, lingüístico y sociopolítico, que se despliega aquí con tanto vigor.

En los últimos tiempos han surgido en el underground del norte del país varios proyectos que parecen querer recuperar la urgencia, el desafío y el carácter primario y transgresor del rock’n’roll desde postulados experimentales, más cercanos al plano conceptual, en los que a menudo interviene el ruido o la deconstrucción de timbres y estructuras. Pienso en La Grieta o Billy Bao, por ejemplo, dos proyectos que en cierta medida ejercen de vasos comunicantes entre generaciones y escenas. En ambos proyectos nos encontramos con la presencia de Mattin, otro amante de la agresión ruidista. ¿Conocéis sus propuestas?

Nunca los hemos escuchado, así que no podemos sentirnos afines, aunque en la imaginación creemos que sí. Sabemos algo de Mattin porque Arnau nos habló mucho de él, pero no escuchamos nada todavía.

split_040412_1333554328_79_.jpg

Ya que mencionáis a Arnau. En su sello, Ozono Kids, publicasteis hace cosa de dos años un split goloso con los americanos Angeldust. ¿Cómo surge vuestra relación con Arnau Sala y con Angeldust?

La Defensa, con Sergio y con Nacho al frente, nos llevaron a tocar al Festival Cap Sembrat y allí nos conocimos todos. La figura de Arnau es importantísima en toda nuestra última etapa.

Todo el mundo que os ha visto en directo habla maravillas de la intensidad y la tensión que podéis llegar a desplegar en vuestros conciertos. En “A La Quinta Hoguera”, sin embargo, os mostráis más contenidos, más pendientes de dosificar, de jugar con timbres, profundidades y dinámicas, creando un abanico considerable de matices a partir del uso de muy pocos elementos. Parece que concibierais los mundos del directo y el estudio como entidades en cierta medida separadas, que como tal se rigen por leyes distintas y demandan esfuerzos distintos.

Siempre concebimos los directos de una manera totalmente distinta, pero también siempre estuvieron repletos de canciones. El camino de la contención ha sido arduo para nosotros, pero ha sido siempre buscado; siempre intentamos contener mucho las cosas. Es algo que se puede rastrear en nuestro trabajo anterior. La variedad tímbrica es algo que hemos pretendido siempre también. Como banda hay que tener en cuenta que no siempre hemos tenido a nuestro alcance condiciones óptimas a nivel de equipo. En muchos garitos no puedes contar con lo que necesitas para que se despliegue bien todo el colorido. Ahora bien, es verdad que siempre hemos intentado separar totalmente la idea de grabación de la idea del directo. Nos gusta que la gente se vaya dando cuenta de estos detalles, que a veces pensamos que pasarían desapercibidos.

¿Estáis de acuerdo si digo que “A La Quinta Hoguera” ha subido varios niveles el juego de Fasenuova? Dicho de otro modo, ¿veis en este disco un punto de inflexión para el proyecto (tanto a nivel de depuración y mérito artístico como a nivel de repercusión), o para vosotros no es más que otro eslabón de la cadena?

Cada grabación que hemos hecho ha sido un punto de inflexión, y ésta lo es sin duda también. Hay que tener en cuenta que en esta ocasión hay un productor trabajando, Enrique Guisasola G-Kahn. Su aportación en ese campo ha sido esencial para que la grabación se enriqueciera tal y como buscábamos. También es la primera vez que alguien trabaja en especial la masterización, Valentín Corujo. El vinilo suena mucho mejor que las versiones digitales. Es la primera vez que contamos con este tipo de medios, los resultados del trabajo de estos dos creadores en nuestra grabación nos han dejado atónitos. El trabajo de Enrique ha sido meticuloso y profundo, una lección de virtuosismo a la hora de mezclar nuestras grabaciones. Y Valentín ha sabido masterizarlo todo para que cuando pongas el vinilo suene de forma increíble. De todos modos tenemos que decir que, incluso en las etapas más sombrías, siempre tuvimos confianza plena en lo que hacíamos. No sabemos qué repercusión puede tener; sabemos que usar este lenguaje para expresarnos nos estimula mucho y que por lo tanto queremos seguir haciéndolo. Pero siempre nos hemos tenido que plantear las cosas antes de afrontar la siguiente grabación, el siguiente día de nuestras vidas. Puntos de inflexión o eslabones de la cadena, o días, o cualquier otra manera que usemos para designar lo mismo. Ahora pensamos en cómo grabar otras cosas, qué elementos podríamos usar, qué palabras se van a cantar, como ya otras veces hemos tenido que hacer.

fasenuova5_050412_1333613059_56_.jpg

Parte de los textos de “A La Quinta Hoguera” hacen gala de una clara intención poético-literaria. Entre las líneas de “El Regreso Del Nativo” hay escenarios que en cierta manera encajan con la visión intuitiva, subjetiva y deformada del expresionismo alemán. Hay imágenes que entroncan con el surrealismo. En el uso que hacéis de palabras inventadas (o adoptadas de otros contextos) y acentos extraños uno también puede ver vínculos con la poesía sonora o con dadá. A la vista de los metrajes que habéis usado para la confección de los vídeos de “Vamos a bailar a la noche” y “Cachito turulo”, también parecéis gentes cinéfilas. Si os pidiera un sistema de coordenadas estéticas de Fasenuova al margen de la música, ¿con qué nos encontraríamos?

Nuestro sistema de coordenadas es todo el mundo “as a whole”, y esto incluye muchas de las cosas que citas, no podría ser de otra manera. Pero es todo muy complejo como para acotarlo. Para empezar somos dos personas distintas. Aunque sí, es verdad que siempre pretendimos que Fasenuova tuviese un sistema de coordenadas propio, con todo lo difícil que es intentarlo. Sabiendo que es imposible quitarte del todo de encima las influencias y el entorno, intentar buscar siempre otros caminos.

Hablábamos arriba de palabras inventadas, de juegos silábicos, distorsiones léxicas o acentos impostados. Me gustaría saber si el bable, sus giros y su sonoridad, han jugado algún papel en la concepción lingüística, sobre todo a nivel fonético, de Fasenuova.

Somos falantes de asturianu y lo escribimos diariamente para otras actividades de nuestra vida cotidiana, pero el trabajo de Fasenuova, desde el primer momento, es un trabajo que utiliza la lengua castellana como punto de partida.

¿Y si hablamos de puntos de partida a nivel musical? Siempre tendemos a comparar con lo que nos llega de fuera, y a veces nos olvidamos de lo que se ha hecho en este país. Me pregunto si Fasenuova se sienten parte del continuum de esa escena industrial española que nos ha dado a bandas como Esplendor Geométrico, Macromassa, Mecánica Popular u Orfeón Gagarín.

Nosotros somos un continuum de Esplendor Geométrico, Macromassa, Mecánica Popular u Orfeón Gagarín. Así nos hemos sentido siempre.

Por aquello de conoceros mejor, recurramos a las analogías. Si Fasenuova fuera una película, ¿qué película sería?

Nos gusta mucho el cine a los dos, y en el caso de Roberto esa afición llega a ser la de un cinéfilo de proporciones enormes. Muy difícil ponernos los dos a buscar sólo una película.

Si fuera una mujer, ¿qué tipo de mujer sería?

Buf. Es una pregunta demasiado difícil. Ernesto vive una época sombría a este respecto y preferimos no responder. Pedimos disculpas.

¿Y si fuera un momento y una luz del día?

Un cielo de los que Dreyer pone en “Ordet”.

Si algún científico con acceso a una tecnología que permitiera viajar en el espacio-tiempo os brindara la posibilidad de usar su máquina tres veces con garantía de ida y vuelta, ¿a qué momentos y lugares viajarían Fasenuova?

Iríamos a la serie inglesa “Into The Labyrinth”, a “Pipi Calzas Largas” y a Fukushima.

fasenuova_050412_1333613196_75_.jpg

Una de vuestras últimas canciones se titula “Amar Es Bailar”. Yo os pregunto, ¿bailar es amar, o es amor? En otras palabras, teniendo en cuenta que algunas de vuestras canciones se aproximan por momentos a las formas del techno y que en muchas de ellas se hace referencia a la noche y al baile, ¿cuál es vuestra relación con las músicas electrónicas de baile y los clubs?

Nos gustan mucho las músicas electrónicas de baile y los clubs. El tema del baile y de la noche es recurrente en nosotros. Nos gusta mucho así. Muchas veces estamos hablando de cuerpos que están enfrentados el uno al otro en un espacio físico mientras intercambian sentimientos de deseo, de extrañeza, o buscan vías de interacción. “Cuerpos en el espacio que se comunican entre sí” es una manera de ilustrar alguna de nuestras imágenes para hablar de amor como baile, noche como encuentro, momentos del día como lugares de celebración.

Vuestro último trabajo acaba de ver la luz a través de Discos Humeantes, tanto en vinilo como en soporte digital. Parece que con él estáis logrando una mayor visibilidad. ¿Estáis satisfechos con el trabajo que está realizando el sello?

Conocer a Pablo y su sello Discos Humeantes fue el acontecimiento último de nuestras vidas. Su inteligencia, capacidad de trabajo y compromiso con lo que hace lo convierten en un ser del que sabemos que se hablará largo y tendido en el futuro. Es el factótum de buena parte de lo que sucede musicalmente en Asturies ahora mismo. Y no cuenta con la ayuda de NADIE.

El sello tiene la buena costumbre de ofrecer los discos que edita en formato digital a precio cero. ¿Qué opinión os merece esa política? Más en general, y teniendo en cuenta vuestra trayectoria underground, ¿cómo veis todo el asunto de la crisis discográfica, las descargas “ilegales”, las nuevas regulaciones aprobadas por la llamada Ley Sinde?

Sobre las descargas y la Ley Sinde, estamos muy sensibilizados con todo esto y reclamamos que todo el conocimiento humano sea accesible desde ahora mismo para todos y todas. De manera totalmente gratuita. Y eso no es contradictorio con que nos guste vender nuestros discos.

¿Planes de futuro inmediato?

Vamos a grabar algo ahora mismo, durante el verano. Y en el horizonte se ven algunos conciertos. Hemos terminado un ciclo de conciertos en Asturies estos días. Hicimos actuaciones en Uviéu, Mieres y Xixón, y las tres han sido probablemente las mejores nuestras. Actuamos el 8 de julio próximo en Montaña Sagrada. En El Nasti, en Madrid. El sello Truco Espárrago está enfrascado en unas cuantas ediciones en CD-R muy cuidados con un montón de grabaciones nuestras. Arnau y Dalmau quieren sacar un split single con una canción de Les Aus por una cara y otra nuestra por la otra. Nos han pedido una canción para una recopilación en Perú, del sello Buhrecords. Y hay más peticiones para participar en recopilatorios pero no nos acordamos ahora.

Para terminar: ¿Consideráis la acción ruidista como expresión portadora de alguna idea o valor concreto en el plano de lo político?

Es una pregunta muy interesante, sobre todo porque habla de “la acción ruidista”, y eso tiene muchas connotaciones estéticas que nos importan mucho. Aquí podríamos extendernos mucho hablando de nuestras experiencias estéticas alrededor del ruidismo y lo sonoro en el arte en general. Somos dos ciudadanos muy políticos, muy participativos en el día a día de la política de nuestro lugar en el mundo, Asturies. Pero nunca hemos querido trabajar con esos elementos como materia para nuestra expresión musical. Hemos mirado hacia otro lado para hacer nuestro trabajo. De hecho, las referencias ruidistas que siempre más nos gustaron tenían o tienen, o al menos lo vemos así, un corte mucho más estético. Consideramos nuestras “apariciones en vivo” intervenciones ruidistas que referencian un conjunto abierto de sonidos, ambientes, ritmos, melodías, teatralidad e imágenes lingüísticas que llamamos Fasenuova.

blog comments powered by Disqus
Contenido Relacionado

Noticias Estrenamos en exclusiva el nuevo single de Fasenuova para Discos Humeantes - “Disimulando” estará disponible en vinilo de 7” a partir del 3 de abril

Videos Nuevo vídeo-collage de Fasenuova - Imágenes para “A la quinta hoguera”

Entrevistas Fasenuova - La política del ruido y el lado oscuro de la máquina

Álbumes Fasenuova - A La Quinta Hoguera

Videos Fasenuova - Cachito Turulo

También te gustará
Konstellaatio | PlayGround | Noticias Indie
Albums

Konstellaatio

Mika Vainio vuelve con otro disco más dentro de su frenética espiral editorial, pero no con un álbum cualquiera: esta es su composición más espacial y silenciosa, una descripción de la magnitud del un...

Moodymann | PlayGround | Noticias Indie
Albums

Moodymann

Moodymann sigue yendo por libre en la jungla del techno y se vuelve a sacar de la manga un disco personal, atemporal y cargado de humor (y groove) en el que versiona a Lana del Rey, reparte ritmos clá...

10 Years of Phonica | PlayGround | Noticias Indie
Albums

10 Years of Phonica

La tienda Phonica Records de Londres cumple diez años de vida como uno de los principales centros de difusión de la música de baile underground y como tejedora de una escena local que ha encontrado ec...

Black Light Spiral | PlayGround | Noticias Indie
Albums

Black Light Spiral

La cultura soundsystem, el fervor del dubstep primigenio sonando en Plastic People y la trayectoria de Mika Vainio interseccionan en el primer y tardío disco de Untold. “Black Light Spiral” es distopí...

Oksastus | PlayGround | Noticias Indie
Albums

Oksastus

¿Vuelven Pan Sonic? Al menos vuelven a editar material, aunque sea de archivo: “Oksastus” es un directo de 2009 grabado en Kiev que se regocija en el lado más oscuro y bestia de su techno experimental...

Ripatti03 | PlayGround | Noticias Indie
EPs

Ripatti03

Sasu Ripatti (alias Luomo, Vladislav Delay y varios nombres más) vuelve a activar un sello de su propiedad, y lo estrena con un EP de techno de vanguardia de textura brumosa y ritmo quebrado, aparente...

Últimos Mixes
PlayGround Mix 163: RVSB | PlayGround | Noticias Indie

PlayGround Mix 163: RVSB

RVSB, dúo formado por los productores chilenos DJ Raff y Latin Bitman, es una de las principales realidades de la música...

PlayGround Mix 161: Brunetto | PlayGround | Noticias Indie

PlayGround Mix 161: Brunetto

Del 5 al 8 de marzo, el festival Mutek vuelve a desembarcar en Barcelona, y Brunetto será uno de los artistas que pinche...

PlayGround Mix 158: Ginebra | PlayGround | Noticias Indie

PlayGround Mix 158: Ginebra

Ginebra Herak empezó a darse a conocer fuera y dentro de las cabinas a finales de los 90s y desde entonces le ha dado ti...