PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Cerrar

Playground magazine

Articulos

Columnas

Ficción televisiva española: la eterna pesadilla

El último engendro de la cosa se titula “Luna, El Misterio de Calenda”

Por: ,
Ficción televisiva española: la eterna pesadilla | PlayGround | Articulos Musica

El estreno de “Luna, El Misterio de Calenda”, la nueva ficción televisiva de Antena 3 con hombres lobo y un trasfondo a lo “Crepúsculo”, nos da pie para reflexionar sobre las razones por las que las series de televisión en España son tan horrorosas.

luna_120412_1334229190_18_.jpg

El pasado martes se estrenó en Antena 3 “Luna, El Misterio De Calenda”, la gran apuesta de ficción de la cadena para esta temporada. Llega esta nueva serie protagonizada por Belén Rueda con el objetivo de intentar dejar atrás cuanto antes posible el recuerdo de un fracaso tan sonado como el de “Toledo”, superproducción que no ha renovado para una segunda temporada y que se las prometía muy felices cuando se presentó a los medios. Y llega con pretensiones altas: combinar influencias de “Twin Peaks” y “Crepúsculo” en un mismo discurso estético y narrativo, y todo ello, además, sin dejar de lado los rasgos distintivos de su productora, Globomedia, especialista en cortar por el mismo patrón todas sus series de ficción: la búsqueda consciente de un público heterogéneo que aglutine a varias generaciones delante de la pantalla; la inclusión casi obligatoria de gags humorísticos para destensar la acción, por forzados o inverosímiles que parezcan; la retranca moralista que siempre tienen sus creaciones; y la repetición endogámica de caras conocidas en el casting de actores.

Como en toda serie, pocas conclusiones se pueden extraer después de ver el primer capítulo, pero aquí van algunas ideas que ya generó el estreno. Primero: Fran Perea es mal actor, pero su personaje y las situaciones que le plantea el guión son mucho peores. Mala jugada la que le han hecho los guionistas, que han convertido al cantante en el catalizador de los momentos cómicos y frívolos de la trama. Es un recurso muy Globomedia –utilizar a niños pequeños o jóvenes limitados para los gags de distensión–, pero provoca vergüenza ajena. Segundo: estos insertos humorísticos buscan descongestionar y oxigenar un poco los capítulos, de tono más oscuro y sombrío, pero en realidad perjudican notablemente el funcionamiento y la dinámica de “Luna”, que tiene más posibilidades como producto cuando intenta parecer seria.

"Se han estrenado series

notablemente peores en

los últimos meses pero

estamos en las mismas

de siempre: personajes

poco o mal definidos,

diálogos mecánicos,

falta de verosimilitud,

confusión entre ritmo y

precipitación, infinidad

de lugares comunes y

pobreza formal"

Tercero: aunque los creadores admitan que su fuente de inspiración es “Twin Peaks”, evidentemente hay que olvidarse rápidamente de esta asociación, ya no sólo por nuestro bien sino también por el de la propia serie, que en todo caso en su estreno pareció un remedo B de “Crepúsculo”, sobre todo en la parte protagonizada por los adolescentes, sin mucha intención de disimular sus intenciones. Y cuarto: la sensación de que, por mucho que se modernicen los argumentos y las intenciones –del costumbrismo o las series de procedimiento, ya sea policial, hospitalario o judicial, hemos pasado a viajes en barco apocalípticos, ángeles y demonios, cárceles en estaciones petrolíferas o, ahora, hombres lobo–, los problemas de nuestra ficción siguen siendo los mismos, y “Luna” no es una excepción. Se han estrenado series notablemente peores en los últimos meses, e incluso diría que en algunas fases de su puesta de largo uno podía seguir el hilo sin tuitear o charlar por Whatsapp, pero estamos en las mismas de siempre: personajes poco o mal definidos, diálogos mecánicos, falta flagrante de verosimilitud, confusión entre ritmo y precipitación, infinidad de lugares comunes y pobreza formal son algunas de sus características.

De todos modos, no basta con argumentar que las series españolas son mediocres por defecto, que los guionistas patrios no tienen iniciativa ni personalidad o que en este país nos limitamos a fotocopiar planteamientos, trucos e ideas foráneas como si fuéramos empresarios chinos. La ficción televisiva nacional tiene un problema mucho mayor, y más preocupante que la supuesta mediocridad de sus productos, y es un problema de índole social y cultural que va mucho más allá del resultado final que vemos en pantalla. Se trata, más bien, de una cadena de hechos relacionados entre sí que acaban llevándonos a la situación final. Para simplificarlo todo un poco: las series españolas también son malas porque en España nos vamos a dormir demasiado tarde. Hace unos años, en una entrevista que le hizo Jesús Quintero, Fernando Sánchez Dragó lamentaba “haber nacido en un país en que la gente está empeñada en no dormir. En España no se duerme, en España está todo el mundo mal dormido”.

Y aplicado a la programación televisiva no le falta razón. Como consecuencia de unos hábitos culturales y laborales que invitan a comer y cenar tarde, en España se puede alardear de tener el prime time más tardío del planeta, a partir de las diez de la noche oficialmente –aunque en los últimos años, y cuando se disputan partidos de Champions League ya incluso arranca a las diez y media, toda una proeza–, lo que nos lleva a una ecuación matemática demoledora: si los programas estrella de la noche arrancan más allá de las diez de la noche, el espectador tiene que esperar hasta pasadas las doce para irse a planchar la oreja. Y mejor no hablar del late night, que finaliza a las dos y media de la madrugada antes de dar paso al desfile de videntes y estafadores cañí de nuestras parrillas.

blog comments powered by Disqus
También te gustará
Looking: desventuras (gays) en la gran ciudad | PlayGround | Noticias Indie
Columns

Looking: desventuras (gays) en la gran ciudad

La serie no se define en los términos que se esperan. Son tres amigos paseando por la vida, preguntándose qué esperan de ella, buscando citas y eso. Y bueno, y resulta que son gays.

“Broad City”, bocados de feminismo loser | PlayGround | Noticias Indie
Columns

“Broad City”, bocados de feminismo loser

Se suele exigir de modo implícito a las mujeres de ficción que sean luchadoras y, a ser posible, ganadoras, pero quizá las mujeres también tengan cierto derecho a ser un desastre, o cuanto menos, a pa...

Mad Men, una serie de mujeres | PlayGround | Noticias Indie
Columns

Mad Men, una serie de mujeres

Mad Men exhala testosterona por todos sus poros, desde la entradilla hasta su título. Sin embargo, aquellos personajes femeninos que al principio representaban el papel que la sociedad les otorgó en s...

Todo lo que “Juego de Tronos” le debe a la Historia | PlayGround | Noticias Indie
Columns

Todo lo que “Juego de Tronos” le debe a la Historia

“Juego de Tronos” es una saga de fantasía, correcto… pero ¿hasta qué punto está inspirada en hechos reales? En esta guía trazamos los paralelismos que existen entre la historia antigua y medieval y lo...

Últimos artículos
Los gurús de las panzas | PlayGround | Noticias Indie
Columnas

Los gurús de las panzas

Si a ti también te ha pillado de pleno la oleada mediática de la gastronomía probablemente conozcas algunas de las cuent...