PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

El único escritor capaz de narrar a las mujeres

H

 

Nos tiemblan las rodillas porque Jeffrey Eugenides, flamante autor de 'Las vírgenes suicidas' y 'La trama nupcial', ha vuelto con su primer libro de relatos

Luna Miguel

13 Octubre 2017 14:55

En comparación con lo mucho que se habla de lo que para algunos es una enorme virtud de ciertas escritoras —que escriban como lo haría un hombre: Clarice Lispector, Hanya Yanagihara, Virginie Despentes, Iris Murdoch—, se tiende a hablar muy poco de los escritores que también escriben como lo haría una mujer.

Los ejemplos de personajes o protagonistas femeninas fuertes en las obras de ellos son muy variados, pero los casos de autores que verdaderamente conectan con la feminidad sin caer en tópicos o estereotipos, es más leve.

De entre estos últimos casos podríamos citar novelas como Hilos de sangre, de Gonzalo Torné, o incluso como En medio de ninguna parte, de J.M. Coetzee. Sin embargo, hay un novelista en especial que ha conseguido armar una obra muy sólida representando en ella la intimidad más radical de la mujer. Se trata del estadounidense Jeffrey Eugenides, quien, no en vano, ha llegado a expresar en alguna entrevista que envidia escritoras como Jane Austen.

Desde su primera obra, la aclamada Las vírgenes suicidasque fue llevada al cine en 1999 por Sofia Coppola—, hasta su última novela, La trama nupcial, la narrativa de Eugenides se ha caracterizado por representar a la perfección la angustia de las mujeres y de la juventud estadounidense. Como si fuera capaz de colarse en el cerebro chisporroteante de una niña de trece años en plena crisis de identidad. Como si fuera capaz de escuchar la voz de una adolescente de dieciséis a la que su novio acaba de violar. Como si fuera capaz de notar el aleteo de esa angustia en las entrañas de una joven que no está a gusto con su cuerpo ni con su sexo. Como si en vez de llamarse Jeffrey Eugenides se hubiera llamado como todas las estudiantes universitarias de Estados Unidos, y por alguna razón mágica conociera todos y cada uno de los secretos de esas mujeres llenas de dudas y aspiraciones.

LEER MÁS: Reseña de 'Las chicas', de Emma Cline

Quizá en un acto de humildad, el propio Eugenides siempre se ha empeñado en negar que su manera de narrar se corresponda a algún tipo de don. En una entrevista en S Moda, dijo que “es un reto meterse en la cabeza de cualquier personaje y no es fácil para un hombre escribir desde el punto de vista de una chica. No lo hago sin preocuparme, pero lo importante es recordar que escribes sobre una mujer, no sobre todas. Y tratar de no generalizar nunca”.

Puede que sea esa observación minuciosa, ese gusto por el detalle y ese respetuoso acercamiento al universo femenino lo que le haya llevado a ser uno de los escritores más queridos del momento. Tanto que la reciente publicación en Estados Unidos de su primer libro de cuentos se está convirtiendo en un verdadero fenómeno.

Acostumbrados a tener que esperar casi una década entre novela y novela de Jeffrey Eugenides, la publicación de Fresh Complaint supone un respiro, además, porque los cuentos aquí recopilados pertenecen a distintas épocas que, según algunos críticos, pueden confundirse con entrenamientos o continuaciones  —o hasta descartes— de algunos de sus más célebres personajes novelescos.

Para la crítica del New York Times Lauren Groff, de hecho, los relatos que conforman Fresh Complaint no están del todo a la altura que cualquier lector de Eugenides podría esperar. Sin embargo, y teniendo en cuenta que aquí hay cuentos escritos entre 1988 y 2017, lo que sí se puede adivinar es su progresión, el crecimiento gradual de su narrativa, y hasta sus constantes ensayos e intentos por conseguir esa honda voz femenina que caracteriza su obra.

LEER MÁS: Lo que debes leer si te gustó 'Por trece razones'

Resulta curioso que para la crítica del Independent, Lucy Scholes, la representación de la angustia de las mujeres en estos cuentos no sea tan poderosa. De hecho, añade que “en general, son los hombres de Eugenides, quienes a menudo son dibujados como víctimas. Su miseria de clase media —ambiciones truncadas, relaciones insatisfactorias y preocupaciones financieras— es un tema recurrente.”

Resulta curioso, también, que para toda la prensa anglosajona —desde The Guardian a NPR pasando por el propio New York Timesel relato más excelente y esperanzador de la antología sea ‘Complainers’, ese que protagonizan dos mujeres mayores. Dos amigas en la tercera edad que se enfrentan a la demencia y cuyos pequeños recuerdos muestran una dura y larga vida de lucha, cuidados y sororidad.

Así, con sus errores y virtudes, Fresh Complaint podría llegar convertirse en uno de los libros más importantes de 2017. Y aunque su traducción al español deberá esperar todavía un poquito más, a sus lectoras de este lado del charco nos tiemblan las piernas de pensarlo.

share