PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Life

El 'Popeye ruso', el fisioculturista más polémico de Instagram

H

 

Este chico de 21 años quiere tener los brazos de mayor tamaño del mundo y ha decidido inyectarse varios litros de aceite en los bíceps para lograrlo

Marc Casanovas

13 Noviembre 2017 15:05

El joven Kirill Tereshin, de 21 años de edad, no tenía cuenta de Instagram. Ahora hace dos semanas abandonó el ejército, abrió su cuenta personal y subió la primera foto. No era cualquier foto. Era su carat de presentación; un claro intento de llamar la atención de algo o de alguien. Y lo ha logrado.

A post shared by k1rya26rus (@s_1_a_c_k_3_r) on

Un breve texto acompañaba a la imagen: “Cuando me desperté, mis brazos habían vuelto a crecer”. Lo que Kirill no quiso explicar es que sus brazos no crecieron por generación espontánea. Llevaba varios días inyectándose Synthanol en los bíceps, un aceite que se usa para abrillantar el cuerpo de los culturistas antes de una competición.

Evidentemente el mundo de los fisioculturistas en particular y del fitness en general ha denunciado el caso en las redes. Muchos usuarios están dejando comentarios en su cuenta para que recapacite. Otros prefieren insultarlo.

¿Cómo puede un chico de 21 años hacer algo así sin que nadie de su entorno lo detenga? El tamaño de sus brazos está claramente desproporcionado con el resto del cuerpo y, más allá de la atrofia muscular común en los fisioculturistas, los usuarios de las redes sociales han puesto la señal de alarma viendo que no se detendrá hasta poseer los brazos más grandes del planeta.

A post shared by k1rya26rus (@s_1_a_c_k_3_r) on

"Para alcanzar un gran tamaño, necesitas inyectarte varios litros en los brazos. La primera vez tuve una fiebre muy fuerte, cerca de 40 grados, que me dejó tirado en la cama. Sentía que me moría, pero entonces todo mejoró", comentó para el diario británico The Sun.

El Synthol contiene aproximadamente un 85% de aceite, 7,5% de lidocaína y 7,5% del alcohol. Se creó en los ’80, pero lo más peligroso es que no es ningún tipo de esteroide creado para expandir el músculo. Al no ser un producto pensado para este propósito, los médicos advierten que el synthol puede causar embolias pulmonares, daño a los nervios, infecciones, lipogranuloma, accidentes cerebrovascular y quistes o úlceras de grasa en el músculo.

Así era Kirill antes de las inyecciones.

A post shared by k1rya26rus (@s_1_a_c_k_3_r) on

Ahora sus bíceps superan los 60 centímetros de diámetro después de aumentar 26 nuevos centímetros en solo 10 días. Reconoce que le encanta que le llamen Popeye ruso. La pequeña diferencia es que el mítico personaje de dibujos animados comía latas de espinacas para estar más fuerte y este ruso lleva media farmacia encima..

A post shared by k1rya26rus (@s_1_a_c_k_3_r) on

[Vía The Sun]

share