PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Games

Este videojuego retrata el holocausto indígena de la forma más desesperante posible

H

 

Aunque sabes que al final vendrán los españoles y acabarán con todo tu progreso, 'Aztez' consigue engancharte desde el primer momento

Juan Carlos Saloz

08 Agosto 2017 14:28

En la Era de los Spoilers, parece que saber el final de una película, libro o videojuego va a arruinar por completo tu experiencia.

Sin embargo, hace décadas que existen productos que desafían esta lógica e invierten el proceso. John muere al final es el claro ejemplo de un libro (e infame película) que te advierte desde la portada de lo que ocurrirá, pero cuya narrativa funciona igualmente. Y lo mismo ocurre con Titanic o Slumdog Millionaire.

Ahora, a esta lista de productos culturales que invierten la fórmula tradicional, se suma un título que acaba de estrenarse en Steam.  

Aztez es un juego que mezcla estrategia y acción. Dos mecánicas que no suelen estar relacionadas pero que se dan la mano a la perfección en esta aventura.

Pero lo que hace de Aztez una apuesta innovadora es su premisa. En el juego, encarnamos a una de las últimas comunidades aztecas que luchan por sobrevivir en su territorio. La misión del jugador es extender sus colonias y conseguir cada vez más poder. Pero, cuando llegas al final del juego, siempre ocurre lo mismo:

Los españoles llegan y arrasan con todo lo que has construido.

Team Colorbird

Lejos de la apropiación cultural que se suele estilar en estos juegos, como la que polemizó Horizon: Zero Dawn al tratar a sus personajes de "bárbaros" o salvajes", Aztez ofrece un retrato exagerado pero increíblemente realista de la sociedad azteca.

Para conseguirlo, ha contado con el empeño de dos únicos desarrolladores, los que conforman la productora Team Colorbird. Debido a su poca capacidad de desarrollo, Aztez llevaba gestándose desde 2011. Pero finalmente ha llegado, y con él un aluvión de críticas positivas tanto por sus mecánicas como, sobre todo, porque te pone en la piel de unas víctimas a las que no estamos acostumbrados.

Cuando se plasman catástrofes como las guerras mundiales o la crisis de refugiados, las víctimas se retratan como personas que salen adelante desganados, a sabiendas de que todo a su alrededor es triste. Cuando es un atentado, aparecen como personas normales y benévolas, que evidentemente no merecían morir. Pero los personajes de Aztez son rudos, violentos y no les tiembla el pulso a la hora de matar.

Esto podría dar a entender que merecen las atrocidades que les hicieron los conquistadores. Pero, nada más lejos de la realidad, el juego consigue reflejar su cultura de forma respetuosa, de manera que entiendes sus costumbres al poco de jugar. Así que, cuando llegas al final y te topas con la cruel realidad, no te importa en absoluto cómo eran. Sigue siendo una matanza sin posibilidad de defensa.

share