Games

La retirada de un juego en Steam abre el debate sobre la pornografía en videojuegos

¿Cuándo pasa un juego a ser considerado pornográfico?

House Party

La censura en videojuegos se suele cebar especialmente con el sexo. Títulos como Another World o The Witcher generaron grandes revuelos durante sus lanzamientos por el contenido explícito que presentaban. Pero un nuevo caso acaba de superar a los anteriores, reabriendo el debate sobre la pornografía en los videojuegos.

House Party fue retirado de la plataforma Steam el pasado jueves. El juego es una sátira sobre las fiestas universitarias americanas, y el objetivo del protagonista es ligar con el máximo número de chicas posible. Entre las estrategias posibles entra emborrachar a una de las asistentes para tenerla a tu merced. E, incluso, en una primera versión se implantó la opción de robar el móvil a una chica y chantajearla para que se acueste contigo.

Pero Steam no retiró House Party por premiar la violación. Si no, simplemente, por tener escenas de sexo algo explícitas. Aunque ya advertían de que es un producto para mayores de 18, desde la plataforma creyeron que no era suficiente, así que lo apartaron y obligaron al director del juego a aplicar censura en dichas escenas para volver a subirlo.

Ahora, el juego vuelve a estar habilitado en Steam, pero desde EEK! Games no se han quedado callados:

“El único motivo por el que han retirado el juego es porque incluye ‘pornografía’. No especificaron nada en particular ni definieron lo que consideraban pornográfico. Les expliqué que no considero que el juego sea pornográfico, ya que no está destinado a excitar, sino que pretende ser un juego humorístico y extravagante. Y, aunque pedí a Valve una aclaración sobre el contenido ofensivo, no me han respondido. Solo me pidieron que censurara las escenas de desnudos”.

Teniendo en cuenta que en Steam podemos encontrar juegos como Porno Studio Tycoon, que, pese a ser “muy blanco” habla directamente sobre la industria del porno, no tiene mucho sentido el alegato de la plataforma.

Además, en EEK! Games cuestionan que un juego sobre sexo tenga que ser censurado cuando existen tantos con escenas gore y violentas que no reciben ningún tipo de reprimenda:

“Por supuesto, este caso plantea un tema sobre censura injusta. Parte del motivo por el que escogí escribir este juego es porque no quería hacer otro viejo y cansado sobre el asesinato, la violencia y el gore (aunque sospecho que, si lo hubiera hecho, no tendría problema con él, ya que se acepta mejor socialmente participar en la fantasía de torturar a una persona que tener sexo). Esta hipocresía es aún más molesta cuando te das cuenta de que mi juego es humorístico, y la mayoría de los que giran alrededor de los asesinatos se toman más en serio. No tengo nada contra los juegos violentos o sangrientos, y tienen el mismo derecho de existir que el mío. Pero, por una vez, decidí que en lugar de ser gratuito con la violencia lo sería con el sexo. Ya sabes, del estilo ‘haz el amor y no la guerra’”.

Por otra parte, el estudio también cree que ser indies les ha puesto más trabas en el camino. Según el comunicado, de haberse tratado de una gran empresa no habrían tenido tantos problemas con la censura. O, como mínimo, se les habría advertido antes de publicar el juego en Steam, y no después de haberlo publicado.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

cerrar
cerrar