Games

No, la relación entre Max y Chloe de 'Life is Strange' no mola nada

'Life is Strange' generó un fandom completamente enamorado de Chloe, pero ¿realmente es un buen ejemplo de relación idílica?

Square Enix

La semana pasada terminé de pasarme Life is Strange. Sí, ya sé que llego años tarde, pero con el inminente lanzamiento de la secuela creía que era necesario echarle un vistazo. También me animó mi pareja, que llevaba meses diciéndome lo bueno que era el videojuego y lo mucho que amaba a Chloe, la mejor amiga (o algo más) de la protagonista. Pero, por ese mismo motivo, tuvimos una interesante conversación cuando acabé el juego.

—¿En serio piensas que esta es una relación bonita?— le espeté, a sabiendas de que a continuación desenvainaría su espada argumental.

“Bueno, le saca de la rutina y le enseña un mundo desconocido y mucho más divertido”, se defendió en primera instancia.

Pero pronto cambió de parecer y entendió que se trataba de una relación profundamente tóxica. Si le había gustado tanto cuando lo jugó por primera vez era porque estaba en plena adolescencia. Sin embargo, ahora entendía el peligro que tiene idealizar una relación así.

Giphy

Lo primero que captó mi atención cuando probé Life is Strange era que las decisiones están completamente sesgadas. Aunque me lo habían vendido como un juego en el que todo dependía de los caminos que tomase, pronto me di cuenta de que no era así.

El juego intenta meterte en la mente de Max, pero lo hace con tanta prisa que no consigue hacerte entrar de lleno en su mundo. De este modo, a menudo los caminos que deseas tomar no son los que te permite el juego. Te obliga, básicamente, a sentirte mal por acciones con las que realmente piensas que no tienes nada que ver (como el suicidio de Kate) y a girar tu mundo en torno a Chloe.

Casi todas las decisiones importantes del juego terminan con la opción de hacer caso a Chloe o de enfrentarte a ella. Eso sí, siempre que escoges la segunda opción, hacen que te sientas mal. Porque, claro, has fallado a alguien completamente cool que te ha hecho salir de tu burbuja de monotonía.

Giphy

Esto se ve claramente con el cuarto capítulo, cuando Max viaja a otra línea temporal por salvar al padre de Chloe de la muerte. Al volver, absolutamente todo está bien. Los problemas que han surgido a lo largo del juego se han resuelto. Kate no se ha suicidado y el mayor crimen que se persigue ha sido resuelto. Solo hay un elemento que cambia por completo: Chloe se ha quedado tetrapléjica.

Aunque todo lo demás va bien en Arcadia Bay, Max siente que no puede condenar a Chloe a esta vida. Así que rehace el tiempo dejando morir tanto a Kate como a su padre.

El otro único motivo que podría justificar que Max no cambie el tiempo es que, en la línea alterna, se ha convertido en una completa idiota. Pero esto se arregla en cuanto se da cuenta de ello y decide cambiar, de forma que tampoco es una excusa de peso.  

Giphy

Pero no hace falta irse tan lejos para observar que hay algo muy oscuro en la relación que Max establece con Chloe. Después de no verse en años, Chloe la mete en un mundo lleno de drogas y crímenes. Max pasa de no tener prácticamente ningún problema a convertir a Chloe en el núcleo de su vida. Para ello renuncia a ganar una beca en su mayor pasión (la fotografía), además de lanzarse de lleno a investigar un misterio que nada tiene que ver con ella.

Incluso, cuando Max y Chloe se besan (o no), la segunda manda un mensaje a Warren, el otro interés amoroso de Max, para decírselo. Y, si lo que quieres como jugador es pasar de Chloe e irte con Warren, no te puedes salir con la tuya. Lo máximo que puedes hacer es darle un pequeño beso que parece más un “gracias por todo” que un “te quiero”.

La obsesión de Max por Chloe llega a tanto que la decisión final del juego se basa en dos eleciones clave: o la dejas morir o muere el resto de habitantes de la ciudad.

Giphy

Por supuesto, este final era al que te querían llevar desde el principio. Life is Strange no es más que un juego que te habla de los sacrificios que tienes que hacer a lo largo de tu vida. Por ello, en cada capítulo tienes que salvar a Chloe de la muerte: porque es su destino por más que te empeñes en salvarla.

En este sentido, la conclusión es completamente válida. Pero falla en el mensaje que transmite al público.

El juego en sí podría entenderse perfectamente como un retrato de las relaciones tóxicas y del peligro que conllevan. Te enamoras de un personaje que te obliga a sacrificar todo por él y que te lleva a la mala vida. Pero la historia continúa centrando la importancia en Chloe, dejando de lado todo lo demás.

En lugar de criticar las relaciones tóxicas, acaba ensalzándolas.

Giphy

De esta forma, no es extraño que miles de cuentas de Tumblr o Twitter se llenen de fotografías y vídeos sobre Chloe. Es la misma admiración que sienten por Harley Quinn, un personaje maltratado por la jodidísima relación que tiene con El Joker.

Para más inri, ahora Square Enix quiere explorar el pasado de Chloe con una historia anterior al juego principal. En Before the Storm, el título que llegará el 31 de agosto, la deuteragonista será el personaje jugable, y se explorará una relación anterior a la de Max: la que tiene con Rachel.

¿Volverán a premiar una relación tóxica o sabrán dar un mensaje que no sea perjudicial para el público adolescente?

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

cerrar
cerrar