PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Games

La especulación y el elitismo provocan una lucha de clases en ‘Final Fantasy XIV’

H

 

Dos jugadores han comprado 28 viviendas en un servidor del juego, dejando al resto sin poder hacerse con una

Juan Carlos Saloz

19 Julio 2017 15:29

Arte PG

La lucha de clases ha llegado a los videojuegos. Final Fantasy XIV, un juego de rol en línea basado en la popular franquicia de Square Enix, ha llegado al colapso ante la falta de viviendas para sus usuarios.

Tal y como explican en Kotaku, el problema es que entre dos jugadores han comprado un total 28 casas, una total exageración si tenemos en cuenta que existen poco más de 2.000 hogares para más del doble de usuarios activos. Los jugadores en cuestión son Martyr Igeyorhm y Seraph Altima, dos adultos que dedican prácticamente todo su tiempo libre al juego.

Altima e Igeyorhm estaban cansados de que el servidor en el que jugaban estuviera tan saturado. Necesitaban un lugar tranquilo en el que estar tranquilos, así que se mudaron al servidor Mateus, donde podían hacerse ricos rápidamente y convertirse en propietarios de muchas parcelas.

Martyr Igeyorhm y Seraph Altima / Kotaku

Así estuvieron durante mucho tiempo: comprando todo lo que podían y haciendo más y más dinero. Siguieron una estrategia que ya se llevaba a cabo en otros servidores, basada en la compraventa de ítems y viviendas para aumentar sus precios y amasar una gran fortuna. Generaron una gran especulación y terminaron convirtiendo un servidor humilde en uno de los más desiguales del juego.

Ahora, tras la última actualización del juego (Stormblood), el problema se ha evidenciado. Square Enix ha dado la oportunidad a los jugadores de mudarse de servidores sin perder nada, así que muchos han llegado a Mateus de nuevo. Y, en cuanto se han encontrado con esta descarada situación, ha comenzado el asedio.

"Hemos tenido que denunciar a usuarios por acoso varias veces", comenta Altima. Las quejas y los insultos hacia los dos jugadores no dejan de llegar. Y es que, mientras ellos pueden disponer de 28 hogares, la mayoría no puede tener ni uno.

Square Enix

Aunque no es un bien indispensable para el juego, las casas son muy importantes desde que se añadieron en 2011. Es donde los amigos se reúnen, el lugar idóneo para realizar fiestas y conocer a jugadores importantes y el espacio que tienen los personajes para construir y decorar a su merced, un servicio del que muchos quieren disponer.

Cuando se aplicó este sistema, el productor Naoki Yoshida enfatizó en que existiría una distribución justa de la tierra. Pero su mala organización ha provocado que muchos se dediquen a dominar un territorio enorme sin que nadie se lo pueda impedir. Por supuesto, cada una cuesta una gran suma de dinero, pero algunos jugadores las llegan a comprar sin darles servicio: únicamente como un símbolo de estatus.

En el caso de Altima e Igeyorhm, la mayoría de objetos los han conseguido a través de craftear. Es decir, de fabricarlos a través de recursos que se pueden encontrar en el juego. Gracias a ello, dicen, todo lo que tienen podría llegar a valorarse en unos 150 millones de dólares, un número desorbitado que han conseguido a base tanto de especular como de esforzarse por ser los mejores.

Square Enix

Por ello, después de varios años dedicando su vida al juego, creen injusto que ahora les digan que no tienen derecho a tener esas casas. Lo explica Altima:

"Mucha gente se siente con derecho a poseer una casa. Creen que incluso sabiendo que solo hay 2.160 parcelas (que pronto serán 2.880) en cada servidor, pueden y deben ser autorizados para ir a su propio ritmo y tener libre acceso al contenido que quieran, incluyendo la vivienda. Quieren una casa propia, pero no aceptar que muchos otros también la quieren y se esfuerzan más que ellos por conseguirla".

El conflicto, por tanto, acaba situándose en los desarrolladores, que no están haciendo nada para remediar este problema. Igeyorhm y Altima no quieren deshacerse de sus hogares porque "allí están sus recuerdos" y el resto de jugadores insisten en tener acceso a las viviendas. Así que, ante el conflicto entre ricos y pobres, es el turno de que "Papá Estado" (Square Enix) actúe.

share