PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Games

Sectas y campos de concentración: el lado más oscuro del videojuego 'Animal Crossing'

H

 

Algunos jugadores han convertido un juego colorido y positivo en uno de los más creepys del mercado

Juan Carlos Saloz

05 Diciembre 2017 13:56

Cuando los usuarios tienen libertad en los videojuegos, los resultados suelen ser bastante retorcidos.

En Goat Simulator, el simulador sobre ser una cabra, no tardaron en llegar los jugadores que se subían en ala delta o utilizaban lanzallamas. En Los Sims, una práctica habitual era incendiar la casa o ahogar a los personajes en la piscina. Y, en Animal Crossing: Pocket Camp, han comenzado a crear sectas, cárceles y hasta campos de concentración.

Tal y como revela Gizmodo, el juego que acaba de salir para smartphones y ya es todo un éxito, cuenta con objetos concretos con los que los personajes de la aldea interactúan. Al colocar una farola, se postran delante de ella como si estuvieran hipnotizados y comienzan a apagarla y encenderla. Al poner un instrumento musical, los habitantes van tocando algunas notas. Y, al crear una celda con vallas, de alguna forma logran meterse dentro.

Aprovechando estas características especiales, los jugadores han comenzado a convertir este entorno idílico en uno mucho más creepy.

Por ejemplo, nos encontramos con una secta que adora a las lámparas:

Las cosas que ves en Animal Crossing: culto a una lámpara.

También existen cárceles y zoológicos:

E incluso campos de concentración:

Una muestra más que evidente de que, cuando dejas libertad a los jugadores, nunca sabes qué puede llegar a ocurrir.

share