Futuro

Estos científicos están tratando de reescribir la actual teoría de la evolución. ¿Cuáles son sus motivos?

Síntesis Evolutiva Moderna Extendida: quédate con ese nombre

A principios de noviembre, un grupo de científicos, antropólogos, investigadores, biólogos y visionarios, se reunieron durante tres días en una sala de reuniones de la Royal Society de Londres con un solo objetivo: reescribir todo lo que sabemos sobre la evolución.

Porque según los científicos de la Royal Society quizás sea hora de avanzar en la actual teoría evolutiva, la conocida como Síntesis evolutiva moderna, nueva síntesis, o simplemente síntesis moderna.

Esta teoría se enunció a mediados del siglo pasado y seguro que recuerdas haberla estudiado en el colegio. A grandes rasgos, establece la evolución de las especies como un producto de pequeñas variaciones genéticas (la teoría genética de Mendel o los malditos guisantes amarillos y verdes) que pueden llegar a sobrevivir o no, según el proceso de  en el proceso de selección natural de Darwin.

La conferencia que reunió a esos especialistas, titulada Nuevas Tendencias en Biología Evolutiva, no pretende romper con esta teoría sino ampliarla. E introduce una nueva variable en esta ensalada de genes, evolución y selección natural: la epigenética. O lo que es lo mismo, el conjunto de reacciones químicas y procesos que modifican la actividad del ADN sin alterar su secuencia.

Este epigenoma normalmente no se hereda, sino que responde dinámicamente al medio ambiente. El estrés, la dieta, el comportamiento, las toxinas y otros factores pueden llegar a causar cambios evolutivos.

La conferencia, titulada Nuevas Tendencias en Biología Evolutiva, no pretende romper con esta teoría sino ampliarla. E introduce una nueva variable en esta ensalada de genes, evolución y selección natural: la epigenética

El resultado de considerar esa nueva variable daría lugar a una nueva teoría, la Síntesis Evolutiva Moderna Extendida, y está reflejada en el trabajo Proceedings of the Royal Society B, elaborado por Kevin Laland, biólogo evolutivo de la Universidad de St Andrews en Escocia.

Para los investigadores que apoyan la teoría, estos cambio epigenéticos son más flexibles que los cambios genéticos, pero pueden tener un impacto más grande en la manera en la que un organismo se comporta o es. Por ejemplo, la calidad de la comida que una mujer recibe cuando está embarazada puede influir en el tamaño y en la salud del bebé y esas influencias pueden llegar a sentirse hasta en la edad adulta. Y el tamaño de la mujer –influenciada previamente por la dieta de su madre – puede influenciar a sus propios hijos, en una especie de matrioska epigénica.

Además, al contrario de lo que se pensaba en un primer momento, los científicos han demostrado que estos cambios epigenéticos también se pueden llegar a transmitir, permitiendo al nuevo organismo ajustarse mejor a los nuevos retos. Es lo que se conoce como “herencia epigenética” y sugiere que algunas de las etiquetas epigenéticas sobreviven y pueden jugar un papel en la evolución del organismo. De momento, se ha comprobado que este fenómeno en plantas, hongos y en algunos invertebrados y está por ver si se podría llegar a observar en vertebrados.

¿Lo mejor de esta ampliación de la Síntesis Evolutiva Moderna? Podría explicar algunos de los misterios científicos de la evolución humana.

Por un lado, explicaría por qué se han encontrado muchos fósiles de Homo de la misma especie que son similares en muchos aspectos pero muy diferentes en otros, como la altura o la estatura. Y por el otro, podría ayudar a comprender el nacimiento de la agricultura hace unos 10.000 años.

El ser humano pasó de un estilo de vida cazador-recolector a otro agrícola, y este fue el nacimiento de la civilización moderna. Según la síntesis evolutiva extendida, este cambio lo podría haber producido, no la selección natural, si no los propios humanos. Simplemente decidieron comenzar a cultivar, sin pensar en la recompensa. Este proceso se conoce como construcción del nicho y hace referencia a la adaptación de un organismo al entorno de maneras que no tienen que ver necesariamente con la genética. Estos cambios pueden ser transmitidos y modificar el medio ambiente como resultado.

¿Lo mejor de esta ampliación de la Síntesis Evolutiva Moderna? Podría explicar algunos de los misterios científicos de la evolución humana

Sin embargo, en la conferencia de la Royal Society no todo fueron buenas palabras para la nueva teoría. Varios científicos consideraban que las evidencias de la epigenética no son lo suficientemente fuertes para revisar la síntesis evolutiva. Muchos se mostraron escépticos con las conclusiones de estudios científicos que demostraban la epigenética y otros señalaron que esta teoría subestima la flexibilidad o plasticidad proporcionada por variaciones genéticas abundantes.

Por ahora, más allá de críticos y partidarios de la nueva síntesis evolutiva extendida, esta “revisitación” de la teoría clásica aún necesita estudio. De momento, las cabezas pensantes de los científicos de la Royal Society seguirán debatiendo acerca de nuestra evolución. Porque como declaró el profesor Kevin Laland a Quanta Magazine, “esta es la primera de muchas reuniones que están por venir”.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar