Futuro

Así censura China las conversaciones de sus ciudadanos sin que se den cuenta

Un estudio ha demostrado cómo el gobierno controla todo lo que se dice en WeChat

we we

WeChat nació como un clon de WhatsApp para China. Pero se ha convertido en la principal herramienta de comunicación de 800 millones de usuarios. E s el servicio de mensajería más utilizado en oriente. Pero también está sometido a la censura.

Un estudio de la Universidad de Toronto ha descubierto que WeChat elimina mensajes que contienen determinadas palabras clave que “atentan” contra el Gobierno Chino. Este control se aplica, sobre todo, en los grupos de chat en los que hay más de dos participantes, y no aparece ninguna advertencia de que el mensaje ha sido borrado.

Para determinar cómo se eliminan los mensajes en WeChat, los investigadores se hicieron pasar por un usuario chino. Con esta cuenta, enviaron 26.821 palabras clave que ya habían sido censurados en otras apps chinas como Tom-Skype (un Skype propio del país). Al otro lado de la línea estaba un usuario canadiense, que alertaría al primero de si recibía o no los mensajes.

En los chats particulares solo censuraron "Falun Gong", una religión que lleva años siendo perseguida.

En el chat entre ambos, se dieron cuenta de que todas las palabras menos una (Falun Gong, una religión a la que llevan persiguiendo años en China) se enviaban sin problemas. 

Desconcertados, pero a sabiendas de que la censura era real, probaron con los grupos de chat. Y, esta vez sí, muchos de los mensajes se borraron. Especialmente, las palabras se censuraban cuando tenían relación con grandes acontecimientos en contra del gobierno. Por ejemplo, si pones “4 de junio”, una referencia a las protestas de la Plaza Tiananmen, el mensaje no llegará al destinatario.

Además, en ningún caso se avisa al emisor ni al destinatario de que los mensajes han sido borrados, por lo que no hay manera de que los usuarios puedan saber que la censura existe.

Que el Gobierno se centre en los grupos se debe a que es un método más factible para organizar reuniones secretas. De hecho, el pasado junio cuatro personas fueron detenidas al utilizar WeChat para protestar por la construcción de una planta incineradora de residuos en Ningxia, Hunan.

Un acto como chatear, que en la mayoría del mundo es totalmente privado, en China es una muestra de poder por parte de un Gobierno que no está dispuesto a dejar de controlar a sus ciudadanos.

[Vía Quartz]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar