PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Future

Por qué el “envío gratuito” en las compras online en realidad no existe

H

 

¿Quién paga lo que se supone que nos llega de forma gratuita?

Juan Carlos Saloz

04 Noviembre 2016 18:23

La compra online se ha convertido en una práctica tan cómoda como económica. Especialmente cuando la tienda ofrece "envío gratuito".

Empresas como Amazon han entendido que los clientes no están dispuestos a pagar por los envíos, por lo que muchas han optado por no cobrarlos.

Sin embargo, como ocurre con todo, alguien tiene que pagar los costes que supone enviar cada producto. Y el precio no es precisamente barato, así que se ha optado por facturar de distintas formas.

En primer lugar, algunas webs de ecommerce han incluido el precio del envío en el del producto, sin estipularlo directamente. De este modo, pagas el envío sin darte cuenta.

Otras compañías han optado por suscripciones con las que, pagando una tarifa plana anual (como Amazon Premium), puedes disponer de envíos gratis durante todo el año. Así, pagas un precio mucho menor de lo que podrías acabar gastando.

Pero estas dos opciones no convencen a los usuarios. Con la primera acaban pagando lo mismo, y encima el producto aparece más caro que en otras webs. Y la segunda supone un gasto extra que no muchos pueden (ni quieren) permitirse.

Así que muchas empresas han decidido asumir el pago ellas mismas, a través de inversores que tienen que confiar en algo que no da la rentabilidad necesaria. El ejemplo más claro viene de Amazon, que el pasado año se gastó 11.500 millones de dólares en envíos, de los que solo recuperó 6.500.

La empresa solo recupera el 55% de lo que gasta en un envío, lo que ha provocado que el tercer trimestre del pasado año no cumpliera con las expectativas esperadas.


“Estábamos gastando el capital riesgo tratando de conseguir clientes en un mercado que todavía no estaba preparado, por lo que decidimos que el transporte marítimo tenía que ser gratis”.

Lo que parece una burbuja a punto de explotar es un fenómeno que viene de lejos. Según Bob Schwartz, fundador de Nordstrom.com, desde finales de los 90:

“Estábamos gastando el capital riesgo tratando de conseguir clientes en un mercado que todavía no estaba preparado, por lo que decidimos que el transporte marítimo tenía que ser gratis”, relata. Ahora, con Amazon al mando, la situación se ha complicado más que nunca:

“Amazon es el ancla que lanza a la industria hacia la gratuidad. Amazon no tiene que rendir cuentas a nadie, ya que tiene otros muchos servicios que le hacen ser competentes económicamente. Pero empuja a otros minoristas, que sí necesitan ser rentables, a ponerse a su nivel”.

Justamente, son los minoristas los mayores damnificados de esta tendencia. Se ven obligados a bajar sus precios y/o dejar de cobrar los envíos para ser competitivos. Pero su volumen de ventas es mucho menor que el de las grandes corporaciones, por lo que lo tienen muy difícil para recuperar estos costes.

Además, la relación de cualquier tienda online con las compañías de transporte no es la misma que tienen Target o eBay. Mientras que un minorista promedio pagaría de 7 a 8 dólares para la entrega de un paquete a un lugar concreto, las grandes corporaciones apenas llegarían a los 5, según estimaciones de Barclays.

De esta forma, los pequeños comercios prueban con estrategias diferentes para llegar al público.

Algunos apuestan por crear una gran comunidad de usuarios que se sientan identificados con la marca sin importar tener que pagar más por los envíos. Otros, como JackThreads, por las “compras de prueba”, con las que pueden disfrutar de un producto hasta los 7 días y solo pagan si deciden quedárselo.


El ecommerce se está convirtiendo en un oligopolio en el que no hay lugar para los más pequeños.

La crisis del sector llama a la originalidad de los comerciantes, pero la realidad es que la situación está en un profundo estancamiento y pocos saben descifrar hacia dónde va la tendencia. Lo que está claro es que el ecommerce se está convirtiendo en un oligopolio en el que no hay lugar para los más pequeños.

[Vía Fast Company]

share