Food

¿Por qué se bebe tanto zumo de tomate en los aviones?

Hay una razón científica por la que un buen zumo de tomate apetece más en pleno vuelo que en tierra firme

Cuando estás en un avión y alcanza la velocidad de crucero, es muy probable que escuches a algún pasajero pìdiendo un zumo de tomate a la azafata de vuelo. Si en ese preciso momento te entra un antojo inexplicable de pedir lo mismo cuando pasa por tu lado el carrito de las bebidas, no te sientas solo/a.

La ciencia avala tu deseo tomatero. Si le añades alcohol para un Bloody Mary ya es otra cosa.

Sin wifi y sentado durante horas en tu incómodo asiento tal vez pierdas la cabeza, pero esa no es la razón de tu extraño impulso. Según cifras de la aerolínea Lufthansa (la única que investiga sobre las comidas a bordo), se consume más zumo de tomate que cerveza en los aviones. Pero, ¿por qué es una de las principales elecciones en el avión cuando casi nadie suele beberlo en tierra firme?

Existen distintas explicaciones y ninguna de ellas tiene que ver con el rodaje de cine xxx que tanta demanda tiene de zumo de tomate. Culpa a los cambios de presión del aire porque aquí juegan un papel fundamental.

A tanta altitud, la presión atmosférica hace que la lengua y el olfato perciban sabores y olores en un 30% menos. Es por este motivo que el zumo de tomate apetece tanto: tiene el sabor más potente de todos, el umami, y aunque se tengan las papilas atrofiadas por el viaje, la intensidad dulce y a la vez salada de este fruto todavía se pueden degustar bien.

Si se probara definitivamente la hipótesis del umami, las líneas aéreas podrían concentrarse en los ingredientes ricos en este sabor (umami), como el tomate, parmesano, champiñones y embutidos, y todos podríamos mejorar nuestra experiencia gustativa en el cielo.

Pero esta no es la única explicación que se le ha encontrado y se apunta a que el ruido podría tener más importancia en esta toma de decisiones gastronómica a bordo. El neurocientífico Robin Dando de la Universidad de Cornell publicó en 2015 que los ruidos que se escuchan dentro de la aeronave hacen que las papilas gustativas perciban el umami con todavía más intensidad y así la gente prefiera los alimentos más sabrosos como el tomate.

Por otro lado, tras iniciarse los vuelos intercontinentales por allá el 1927, la famosa piloto Amelia Earhart salía en un anuncio de la radio “El magazín de Heinz en el aire” diciendo que le encantaba beber zumo de tomate durante sus horas de trabajo. No sería de extrañar que una cara famosa hubiera creado la moda por este zumo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar