PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

El corto sobre violación dentro de la pareja que deberían ver todos los hombres

H

 

"Si planteamos la violencia sexual en esos términos es probable que digamos, hostias, yo me he visto envuelto en algo similar”

PlayGround

29 Junio 2017 17:38

– Qué pasa, ¿ya no me quieres?

– ¡Qué dices! Simplemente acabo de salir de la ducha, estoy cansada y no me apetece…

Pero lo hacen. Terminan teniendo sexo porque el chico fuerza a la chica. Con el corto ‘Soy ordinaria’ la francesa Chloé Fontaine ha conseguido contar en un minuto y medio el drama de la violación dentro de la pareja, y lo hace de tal forma que todos podamos decir: “ese se parece a mí”.

Es ahí donde radica la efectividad de su mensaje, la pieza de Fontaine nos relaciona con la violación a un nivel más cotidiano del que solemos imaginar. Los violadores no son tipos turbios con pasamontañas que aguardan ocultos en un callejón oscuro–también–, los violadores son chavales normales que se ríen con sus parejas y ven cine de autor.

‘Soy ordinaria’ arranca con una pareja que tontea en la cama. Él quiere ver Irreversible, de Gaspar Noé, una cinta en la que aparece una violación explícita a Monica Bellucci. “Ay no, esa no, ¿qué quieres, vomitar?”, replica ella. Y él bromea: “¿Vomitar, Mónica Bellucci? Eres difícil de satisfacer”.

Este juego antecede al verdadero conflicto de la historia. Cuando él se abalanza sobre ella recibe un “no” por respuesta que apenas le detiene. Insiste y la presiona, hasta que por fin tienen sexo. La cara de ella nos dice que está siendo violada. La cara de él nos cuenta que la reticencia de su novia no le impide disfrutar.

“La situación que vemos en este corto nos sonará a casi todos. Si planteamos la violencia sexual en esos términos es más probable que algunos digamos, hostias, yo me he visto envuelto en algo similar”

Jokin Azpiazu

Los protagonistas son pareja y se querrán, claro, pero no siempre. Si no existe voluntad por ambas partes de mantener una relación, el cariño deja de ser esencial y el abuso pasa a primer plano.

“Con el tema de la violencia de género nos hemos lavado las manos de la misma forma que los gobiernos se las lavan cuando dicen que el terrorismo es injustificable porque es la forma más fácil de decir: nosotros no ejercemos violencia. Ponme encima de la mesa un gobierno que no ejerza violencia y a lo mejor me lo pienso”

Azpiazu

share