Food

Esto es lo que pasa si viajas a México para robar la mejor receta de burritos

Liz y Kali pensaban que sería muy fácil robar una idea en México y hacerse ricas en EEUU, pero...

Liz y Kali ya no son bienvenidas en México.Su pasión por las tortillas del burrito ha sido su perdición.

¿Sabes lo que se siente cuando tienes una buena idea y te la quitan para sacar beneficio? Pues a Liz Connelly y a Kali Wilgus, de Portland, les importa tres chiles, porque viajaron a México recopilando un montón de recetas tradicionales de burritos para poder copiarlas sin ningún tipo de permiso en su nuevo restaurante. Curiosamente, fueron delatadas gracias a sus propias declaraciones en los medios de comunicación hablando de su éxito.

Ahora las acusan de apropiación cultural indebida y ya han cerrado su local. ¿Justicia poética o nueva versión de la venganza de Moctezuma? Una sola palabra: karma.

 La receta en cuestión era de burritos. Emblema del tex-mex, todo el mundo los hace como les da la gana, pero dicen que los de Ciudad Juárez son los mejores. Sin embargo, ellas se "inspiraron" en los de Puerto Nuevo y cuando gracias a ellos su puesto de burritos arrasó, contaron así la historia de su saqueo gastronómico:

“Interrogué a cada señora que hacía tortillas con el peor español de la vida y me enseñaron un poco lo que hacían. Pero no nos querían decir mucha cosa sobre la técnica. Así que las espiamos a todas por las ventanas de sus cocinas, totalmente fascinadas por lo fácil que lo hacían parecer. Rápidamente nos dimos cuenta que no era tan fácil”.

Foto: Kooks Burritos

Así que volvieron a Portland, meca de las modas gastronómicas, recrearon lo aprendido en su puesto Kooks Burritos, triunfaron y dieron esa entrevista para Willamette Week que indignó a Jamila King, editora de la revista Mic, que vio en la historia de las chicas un caso de apropiación cultural en toda regla.

“El problema es que no queda claro si las señoras mexicanas que le dieron sus recetas fueron compensadas de alguna manera. Y ahora esas mismas recetas se venden como delicatessen en Portland”, escribía King.

@madame_bijoux

Y también mencionaba los comentarios que generó la entrevista, puesto que la gente ya se percató de que el negocio que habían hecho las dos amigas no estaba nada bien: “Vas a un lugar y tu primer pensamiento es robar y reírte de su gente. Es asqueroso y el hecho que tengas atención de los medios es todavía peor” o “Todo el mundo va a México para encontrar ‘ideas que me hagan rico rápido’”.

 

Foto: Kooks Burritos

“En menos de 6 meses, Wilgus y Connelly han creado un negocio. Y depende de cómo lo mires, sus métodos son geniales o el último ejemplo de cómo la gente blanca se aprovecha del trabajo de la gente negra”, finaliza King.

Foto: Kooks Burritos

¿Dónde están los límites de la propiedad intelectual en la cocina?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar