PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

¿Dónde va la grasa cuando pierdes peso?

H

 

En plena crisis mundial de la obesidad, todos deberíamos poder responder a esta simple pregunta

Marc Casanovas

05 Diciembre 2016 15:00

A pesar de nuestra obsesión por las dietas y por el culto al cuerpo, muchos profesionales de la salud no pueden decir con certeza dónde va la grasa corporal que nos sobra. Creen saberlo, pero las respuestas son confusas y las conclusiones son todo menos concluyentes.

La grasa sobrante de barriga, piernas, brazos, papada y nalgas va a parar a algún lugar y merecemos saberlo. Cada uno de nosotros almacenamos esa grasa de maneras distintas según aspectos hereditarios y de sexo. No es ningún secreto que los hombres acumulan más grasa corporal en el vientre y las mujeres en las caderas.

El error más común entre los médicos, dietistas y entrenadores personales es decir que la masa corporal que se pierde se convierte en energía o calor. Falso. Los kilos de más que has perdido con sudor y lágrimas no pasan a ser energía extra ni se recoloca en tus bíceps. Sería demasiado bonito.

Después de adelgazar, cuando una mujer pierde una talla de pecho o cuando un hombre vuelve a lucir una camiseta de sus años dorados hay que buscar una respuesta en la ciencia.

Ruben Meerman, físico y presentador australiano de ciencia en televisión, se interesó por la pérdida de peso después de una experiencia personal:

"Perdí 15 kilos en 2013 y simplemente quería saber dónde iban esos kilogramos de más. Después de un curso intensivo en bioquímica, tropecé con este resultado sorprendente ", dice.

Junto al doctor Andrew Brown de la Universidad New South Wales (UNSW) en Australia, han decidido poner punto y final a nuestras dudas existenciales. "Hay una sorprendente ignorancia y confusión acerca del proceso metabólico de la pérdida de peso", dice el profesor Brown.

"La respuesta correcta es que la mayor parte de la masa expira de nuestro cuerpo como dióxido de carbono. Y después simplemente desaparece", dice el autor principal del estudio. Como el dióxido de carbono es invisible, no es reconociblie para el ojo humano el momento preciso que el cuerpo pierde el peso sobrante. 

¿Y ya está? ¿La grasa desaparece sin más?

En su artículo publicado en British Medical Journal, los autores muestran que la pérdida de 10 kilogramos de grasa requiere que se inhalen 29 kilogramos de oxígeno. Si se sigue a los átomos de 10 kilogramos de grasa "perdidos", 8,4 de esos kilogramos se exhalan como dióxido de carbono a través de los pulmones. Los 1,6 kilogramos restantes se convierten en agua, que puede ser excretada en la orina, las heces, el sudor, el aliento, las lágrimas y otros fluidos corporales".

Con este nuevo y sorprendente estudio, han surgido dos preguntas frecuentes: 

¿Esta pérdida de peso en dióxido de carbono puede aumentar el calentamiento global del planeta?

"Esto revela conceptos erróneos preocupantes. Los átomos de carbono que los seres humanos exhalan están volviendo a la atmósfera después de unos pocos meses o años atrapados en alimentos hechos por una planta ", dice Meerman.

¿Respirar más puede causar pérdida de peso?

La respuesta es no. Respirar más de lo requerido por la tasa metabólica de una persona conduce a la hiperventilación, que puede dar lugar a mareos, palpitaciones y pérdida de conciencia. 

Meerman y el Profesor Brown recomiendan que estos conceptos básicos se incluyan en los programas de estudios secundarios y en cursos de bioquímica universitaria para corregir malentendidos generalizados acerca de la pérdida de peso entre los profesionales de la salud.

"En plena crisis mundial de la obesidad, todos deberíamos saber la respuesta a la simple pregunta de dónde va la grasa. El hecho de que casi nadie pudiera contestar me tomó por sorpresa y nos dimos cuenta de lo mal que se está enseñando este tema", concluyen.


[Vía UNSW]

share