PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

¿Te beberías un té lleno de bacterias?

H

 

Se llama kombucha y es una bebida que está triunfando en Los Ángeles  

Helena Moreno Mata

02 Mayo 2016 16:55

Primero fueron los zumos detox, luego la bebida de coco y recientemente el té kombucha. Es poco el tiempo que necesita Los Ángeles para sacar a relucir una nueva tendencia de comida. A diferencia de las anteriores, del kombucha todavía no se saben con certeza todas sus propiedades. Su descubrimiento ha causado un gran revuelo porque está compuesto principalmente por bacterias.

Foto de: Ruslan Khasanov

Actualmente vivimos la revolución de los alimentos fermentados. En ese sentido, la llegada de un té fermentado como el kombucha resulta, cuanto menos, inquietante. Es una bebida de origen asiático de bacterias y levaduras. Su nombre proviene del japonés y significa "té con alga". Aunque para muchos es conocido como “el té de la inmortalidad” debido a sus propiedades depurativas, antioxidantes, energéticas e incluso reconstituyentes del sistema inmunológico. Un chute de vitaminas C y B burbujeante y rico en probióticos, aminoácidos y enzimas. De ahí que se haya especulado acerca de su posible cura de enfermedades.

Quizás sean esas propiedades el aliciente que hace del kombucha una bebida tan consumida, a pesar de que su preparación es laboriosa:

En primer lugar hay que conseguir cepas de kombucha en una farmacia o herboristería, colocar cada una en un recipiente de boca ancha y añadirle dos bolsitas de té negro y el resto de ingredientes que detalla la receta. A continuación, volcar el té sobre la cepa de kombucha y dejarlo reposar durante 10 días. Pasado este tiempo, se observará que el hongo flota en la superficie; finalmente, hay que colar el té, lavar el hongo con agua limpia y guardarlo en la nevera para preparar otro té.


Foto de: Taisuke Koyama

Su aspecto no invita a bebértelo de un trago, pero lo cierto es que ya se comercializa en todos los supermercados orgánicos y saludables de Estados Unidos. Incluso es muy común tomarlo como refresco en restaurantes y cafés de este estilo. Ahora solo hará falta ver si se queda en una moda más de Los Ángeles o si, por el contrario, consigue llegar a otros países como España. Y, por si tenías dudas... ¡la bolsita con el hongo no se bebe!

share