PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

¿Tu bebida lleva azúcar? Prepárate para pagar mucho más

H

 

Los precios de las bebidas azucaradas están a punto de dispararse en Cataluña debido al impuesto al azúcar y la medida divide a la población. ¿Pero no deberíamos celebrarla?

rosa molinero

31 Marzo 2017 18:16

A partir del 1 de abril, la factura de la compra en Cataluña será más cara para algunos: el Parlamento catalán ha aprobado un impuesto que grava la compra las bebidas azucaradas envasadas con el que prevé recaudar 41 millones de euros al año.

La ley se propone como un paso más para cumplir con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para que la población reduzca e consumo de azúcares. Por este motivo, detalla que el aumento de precio recaerá obligatoriamente sobre el consumidor final y sobre todas las bebidas que se vendan en territorio catalán, aunque no se hayan fabricado en el mismo.




Así, la tasa afectará a los productos que contengan los siguientes endulzantes calóricos añadidos: azúcar, miel, sacarosa, sirope de maíz, sirope de arce, néctar, sirope de agave, sirope de arroz.

Y las bebidas afectadas serán las siguientes:

-refrescos o sodas: bebidas sin alcohol de distintos sabores, con o sin gas, preparadas comercialmente y que se venden en botellas o latas, y también las que se suministran al consumidor por medio de surtidores.

-las bebidas de néctares de frutas y zumos de frutas

-bebidas deportivas

-bebidas energéticas: con grandes cantidades de cafeína, azúcar y otros ingredientes como vitaminas, aminoácidos y estimulantes a base de hierbas.

-leches endulzadas, bebidas alternativas a la leche, batidos y bebidas de leche con zumo de fruta

-bebidas vegetales

-aguas con sabores

A salvo de este impuesto están las bebidas que no contengan edulcorantes calóricos añadidos elaboradas a partir de zumos de fruta o verdura naturales, concentrados o reconstituidos, ni tampoco leches o alternativas a la leche. También se excluyen los yogures líquidos, leches fermentadas, productos para uso médico y bebidas alcohólicas.



La ley tiene en cuenta la diferencia de azúcar entre bebidas e incrementará el precio en su función, a saber:

-0,12 euros por litro para las bebidas con más de 8 gramos de azúcar por cada 100 mililitros

-0,08 euros por litro para las bebidas de entre 5 y 8 gramos de azúcar por cada 100 mililitros


El enfado de empresas y distribuidoras no es poco. Alegan que no dará tiempo a cambiar los precios, que se rompe la unidad de mercado estatal y que ni el impuesto ni el azúcar son las soluciones para acabar con el sobrepeso y la obesidad. Y la pregunta está en si se conformarán con el aumento de precio o sustituirán esos endulzantes por otros menos calóricos, pero igualmente perjudiciales en otros aspectos. Por su lado, el gobierno central español, que propuso la ley en diciembre, todavía no ha dado ningún paso para aprobarla.

share