PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Las 4 consecuencias para la alimentación si Trump cumpliese sus promesas

H

 

Por fin un informe descubre el poder real de los inmigrantes ilegales de EE.UU

Marc Casanovas

20 Enero 2017 17:54

Donald Trump será investido oficialmente como el 45º presidente de Estados Unidos. La política de fronteras y las acciones contra la inmigración ilegal siempre fueron temas centrales de su campaña electoral, pero nadie ha contabilizado el impacto en el sistema alimentario de EE.UU. si cumple con todas sus promesas.

Bueno, nadie menos un informe de la American Farm Bureau Federation de 2014 y sus conclusiones son devastadoras.



Este estudio examina varios escenarios políticos, incluyendo lo que los autores llaman “enforcement only” (aplicación de políticas de antinmigración) que ellos definen como "Fortalecimiento de la seguridad fronteriza y uso más agresivo de la deportación” que es, esencialmente, el plan Trump hasta la fecha.

The American Farm Bureau Federatiion condena enérgicamente esta estrategia, recomendando "un ajuste del estatus laboral para trabajadores agrícolas experimentados no autorizados", es decir, convertir a los ilegales en legales.

Estas son las 4 claves ocultas del sistema alimentario de EE.UU. si Trump cumpliese con todas sus promesas: 

1. Subida de precios inmediata



El informe destaca que entre el 50 y 70 % de la mano de obra agrícola proviene de inmigrantes indocumentados que proceden de la frontera mexicana. Si se detiene ese flujo de inmigrantes, los precios al por menor de los alimentos subirían un promedio de un 5 o 6%  y la "variedad de productos de la tienda de comestibles disminuiría drásticamente”, destaca el informe.

Un cinco o seis por ciento puede parecer poco, pero para las comunidades que padecen inseguridad alimentaria (4.23 dólares por día) podría suponer una diferencia crucial para su dieta diaria.

Mientras que el precio de aceitunas, cereales y leguminosas no sufrirían un cambio radical por tener una producción muy mecanizada, las frutas y las verduras subirían su precio al ser alimentos con necesidad de mucha mano de obra. Aunque los investigadores no se atrevieron a proporcionar un número específico, un estudio realizado por la Federación Nacional de Productores de Leche, concluyó que el precio de los productos lácteos llegaría a un aumento del 90 por ciento en los precios al por menor.

2. Si la producción baja, los agricultores pierden dinero



Según el informe, cerrar la frontera (o construir el muro) multiplicaría la escasez de mano de obra agrícola en muchas partes del país, dando como resultado cultivos putrefactos y una gran reducción de la productividad agrícola. Esto provocaría que algunos agricultores quedaran fuera del negocio por no poder luchar contra los precios de las grandes empresas del sector.

"Muchos migrantes que comienzan su carrera como trabajadores agrícolas se mueven a otros sectores de la economía con posiciones menos exigentes después de varios años", señalan los autores. "Esto lleva a los agricultores a ser los primeros en sentir los impactos económicos negativos de la disminución de los cruces fronterizos y la escasez de mano de obra migratoria”.

En concreto, el informe prevé una reducción del 27% en la producción de carne, una caída del 31% en la producción de hortalizas y una bajada del 61% en la producción de frutas. En total, la producción agrícola disminuiría entre 30 y 60 mil millones de dólares y una de cada seis granjas lecheras estadounidenses probablemente cerraría.

3. Los estadounidenses desempleados no quieren trabajar en el campo


 


La retórica de Trump sobre la inmigración se basa en la premisa de que una frontera abierta da lugar a que los trabajadores estadounidenses pierdan oportunidades de trabajo. 

Cuando se trata de mano de obra de campo y de trabajos que incluyen jornadas interminables de plantación, eliminación de malezas y recolección, los inmigrantes comprenden la mayor parte de trabajadores porque los estadounidenses simplemente no están dispuestos a hacer el mismo trabajo, incluso estando desempleados.

Numerosos estudios subrayan esta incómoda verdad. Una encuesta de 2010 realizada por el Consejo Nacional de Empleadores Agrícolas encontró que el 68% de los trabajadores nativos no aceptaba los puestos de trabajo que ofrecían las empresas agrícolas. Y los que aceptaron, sólo el 5% se mantuvo hasta el final de su contrato.  


4. Los inmigrantes ilegales contribuyen a la economía del país



Un estudio realizado en 2015 por American Action Forum, que incluía a todos los inmigrantes ilegales (no sólo a los que trabajan en las granjas) determinó que la aplicación total de las leyes migratorias haría que el PIB nacional cayera un 5,7 por ciento (1.6 billones de dólares) en los próximos 20 años.

La razón por la que los inmigrantes ilegales contribuyen tanto a la economía es porque además de realizar trabajo pesado a un bajo costo para los contratantes, gastan dinero en las ciudades y pueblos donde viven como cualquier otra persona. Además, muchos pagan impuestos, a pesar de su estatus ilegal, aunque usan menos servicios.

La Social Security Administration ha confirmado que recibe más de 7 mil millones de dólares anualmente en contribuciones de inmigrantes indocumentados. ¿Cómo logrará alcanzar esa cifra la administración Trump sin los inmegrantes ilegales?


[Vía Modern Farmer]

share