Food

La fórmula científica de un neurólgo para que tu fin de semana parezca interminable

Llega la deprimente noche del domingo y una pregunta te atormenta: ¿en qué he malgastado mi preciado fin de semana?

Getty

Después de pasar una semana de rutinas fastidiosas cogemos el fin de semana con muchísimas ganas. Pocas sensaciones están a la altura de salir un viernes del trabajo, de la universidad o de la escuela sabiendo que no vuelves hasta el lunes por la mañana. Maravilloso.

Es el momento perfecto para hacer cuatro planes random a la vez. El viernes te comes la noche, el sábado estás hiperactivo con mil cosas y llega el domingo lo dedicamos a preparar las rutinas de la próxima semana. Ole. Uno de nuestros dos días de descanso lo estamos tirando a la basura, por eso el pack sábado-domingo nos sabe a poco.

Pero, ¿qué podemos hacer para que no sea así?

Si realmente te interesa estirar al máximo el finde, presta atención al consejo del neurólogo David Eagleman. Este profesor de la Universidad de Stanford explica que la clave para aprovechar los dos días de resuello es buscar la novedad: nuevos escenarios y nuevas actividades.

“Cuando experimentas algo nuevo parece que ha durado más tiempo”, argumenta Eagleman. Sucede porque estás más concentrado en recopilar información desconocida, y ocurre durante toda tu vida. Cuando eres pequeño tienes una percepción más pausada de las cosas, mientras que en la etapa adulta la vida pasa en una abrir y cerrar de ojos.

“Cuando eres niño todo es nuevo para ti y estás creando nuevos recuerdos al respecto. Los veranos de tu infancia, vistos en perspectiva, parecen más largos porque tienes  más recuerdos de ellos, porque aprendiste cosas nuevas, tuviste nuevos amores, nuevas decepciones; todo era emocionante”, explica Eagleman según recoge The Week. “De mayor, por el contrario, todos esos patrones ya los has vivido”.

Siguiendo las palabras del autor del ‘The Brain: The Story of You’, si queremos aprovechar mejor los fines de semana (o sentir que los hemos aprovechado) tenemos que hacer mejores planes. Deja de comer en el mismo japonés de siempre. Deja de ir todos los sábados al centro comercial de turno. En definitiva: salir de la zona de confort.

Cada nuevo recuerdo sumará minutos en el contador de vitalidad. Da igual que viajemos en avión o en un libro, l a clave es evitar la repetición. Lamentablemente, esta estrategia tiene un punto negro: “Cuando se está viviendo en presente sucede todo lo contrario”. Así es, el lunes recordaremos un finde larguísimo, pero mientras estamos disfrutándolo el tiempo pasará volando. Y la razón es bien simple: mientras disfrutamos no prestamos atención al tiempo.

Tenemos dos estrategias sobre la mesa. Si queremos pasar el mejor fin de semana de nuestra vida debemos crear recuerdos nuevos en torno a él. Se irá a la velocidad de la luz, pero el lunes, al mirar atrás, pensaremos que mereció la pena. Seguramente esta estrategia ayude a encarar las rutinas venideras con mayor frescura. El segundo plan se llama molicie: sábados y domingos se derriten despacito formando una capa de pereza infinita. Todo es lento y aburrido. Son los findes de amortizar la cama, y también nos encantan.

(Vía The Week)

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar