Food

La batalla sangrienta llena de odio animal que volvió a Robin vegetariano

"A partir de ahora soy vegetariano y esta será la Bat-Vaca"

“A partir de ahora soy vegetariano y esta será la Bat-Vaca”.

Empapado de sangre, con el ceño fruncido y acompañado de una vaca que acaba de salvar de la muerte, el Robin Damian Wayne se pasaba al vegetarianismo. 

No se convertía en el primer justiciero vegetariano. Antes que él, otros ya habían dado el paso, como Animal Man o Beast Boy. Pero era el primer héroe moderno en hacerlo. El primero que no alegaba psuedo-canibalismo ni contaba con una conciencia heredada.

Robin se había hecho vegetariano después de ver en primera persona las atrocidades de la industria cárnica.

En el cómic Batman Inc. ( ECC Ediciones), el reputado guionista Grant Morrison criticó al sector como nunca se había hecho en los cómics comerciales. Para ello, unió a Batman y al último Robin –su hijo– en una cruzada contra un grupo de criminales que se camuflaban con cabezas de corderos, ovejas y carneros.

En la persecución, los héroes acaban llegando a un matadero. Y allí llega la sorpresa:

No existe diferencia alguna entre los criminales y los carniceros.

No está claro quiénes son peores, si los que portan pistolas y motosierras o los que están despedazando cadáveres de vacas que cuelgan del techo. La sangre toma la escena. Pero no la de los justicieros o la de los villanos. Es la sangre "bien vista" de unos animales que acabarán sirviéndose en cubertería de plata.

Mezclando la acción principal con una escena en un restaurante, el autor resume el proceso de la producción cárnica de una manera tan cruda como real. Las imágenes se tornan más violentas que nunca:

Una cabeza decapitada de vaca es atravesada por un cuchillo.

Cadáveres de animales abiertos sirven como protección contra las balas.

Y, al final, llega la revelación:

Pese a que los lectores habituales de Batman están acostumbrados a cierto humor negro, la pequeña trama de Grant Morrison no buscaba ser una broma más. La decisión se mantuvo. Robin pasó a ser vegetariano y, de paso, dio una lección de consciencia a sus seguidores.

La idea, aunque revolucionaria, no sorprendió demasiado cuando se llevó a cabo en 2012. Llegaba en plena reestructuración de DC Comics, que bajo el sello de “Los Nuevos 52” establecía un nuevo universo bajo el que hacer evolucionar a sus personajes.

De este modo, junto al Robin vegetariano llegó la Wonder Woman bisexual y el Superman que dimitía del Daily Planet por sensacionalista. Con esta etapa, sumada a la que Marvel comenzó poco más tarde, se inició una nueva etapa política para los cómics. Una etapa más integradora, consciente y diversa.

Y, por supuesto, no se entiende una revolución progresista sin una revolución alimentaria.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar