Food

El árbol sagrado donde crecen piñas más grandes que una cabeza humana

El manjar favorito de los aborígenes australianos parece sacado de un cuento de gigantes con final trágico

El árbol bunya ( Araucaria bidwillis) produce una piña tan grande que puede matarte si cuando cae te pilla debajo. Los aborígenes australianos lo saben y cuando llega la temporada de recolección protegen la zona cero donde caen piñas de 30 cm de diámetro y la friolera de 18 kilos de peso.

No es de extrañar su gran tamaño, puesto que la Araucaria bidwillis es la conífera más grande después de la secuoya, llegando a una altura de hasta 45 metros.

Es típica del sureste y el noreste de Queensland, en Australia, donde habita los llamados Trópicos húmedos, considerados Patrimonio Mundial de la Humanidad. Y aunque en 1842 se protegió esta especie, la colonización europea redujo sobremanera la anterior abundancia del árbol, dejando solamente un bosque abundante en las Montañas Bunya.

Este era uno de los enclaves donde tenía lugar cada 2 o 7 años el festival de la bunya: tribus como los Wakka Wakka, Githabul, Barrangum o Yiman dejaban de lado sus diferencias cuando estas piñas maduraban y se daban un banquete en el que aprovechaban para renegociar las ocupaciones territoriales, se pactaban bodas y se comerciaba.

 

A día de hoy, siguen comiéndolas y las preparan hervidas y en una pasta, asadas y luego molidas en harina para hacer pan y fermentadas. Al calentarlas, la cáscara que las contiene se parte y salen las semillas, que son parecidas a piñones y saben como las castañas.

También se aprovechan los brotes verdes para el caldo de cocción de las semillas, que se vuelve rojizo y sabroso y se consume como un té.

Y aunque sea un tipo de bushfood, que es lo que se conoce como comida tradicional aborígena, hay recetas que actualizan el ingrediente para hacer pancakes, galletas, cazuelas, pesto o hummus gracias a su alto contenido en carbohidratos, potasio y magnesio.

En la otra punta del mundo también las comen las tribus araucanas (también llamadas mapuches) que viven en Chile y Argentina. Es por este motivo y debido a su gran tamaño que se gestó una hipótesis todavía por confirmar en la que grandes animales extinguidos, tal vez dinosaurios y enormes mamíferos, fueron los que dispersaron la semilla por el mundo.

En Australia también forman parte de la dieta de grandes pájaros como las cacatúas, de la rata de matojos, algunos marsupiales la zarigüeya australiana y del ciervo rojo.

Por otro lado, del árbol se obtiene una madera de gran calidad que se utiliza para fabricar instrumentos de música. Y también, resina y ámbar.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar