Food

La bebida que sustituye al alcohol, abre la mente y no da resaca

“El alcohol es muy 2014. Prueba la kava”

“El alcohol es muy 2014. Prueba la kava”, reza una pizarra en el exterior de un bar de Florida donde sirven esta bebida que se atreven a decir que es capaz de reemplazar al alcohol y a los ansiolíticos.

La kava ha sido usada por las tribus del Pacífico sur desde hace más de 2.000 años. Tonganos, hawaianos, fiyianos y samoanos han bebido la infusión de la raíz de kava en ceremonias festivas o de bienvenida.

Desde su llegada a EE.UU. y a Australia puede ser uno de los mayores experimentos para imaginar la vida social y nocturna de los jóvenes de las grandes ciudades sin alcohol. Y es que desde los años 70, cuando se la empezó a estudiar, se la considera como un posible sustituto del alcohol.

El secreto está en la resina de esta raíz tan fibrosa como la madera.   Su propiedades la hacen extremadamente relajante. No en vano los que la han probado comentan que hace que el estrés resbale de tu cuerpo y te sientas despreocupado, amistoso y contento. Pero con la mente fresca.

Se prepara moliendo la raíz hasta conseguir un fino polvo que deberá mezclarse con agua. Después se filtra con una tela y se obtiene un líquido lechoso.

Pero lejos de resultar apetitosa, la infusión de kava es bastante repulsiva. Algunos opinan que tiene sabor a fango o a charco sucio. Recomiendan beberla de un solo trago, porque tras su paso por la garganta, el estómago protesta e incluso pueden dar arcadas.

Por eso algunos la sirven acompañada de un trozo de piña o con un sirope de flores y especias.

No obstante, parece que pagar alrededor de 10 euros por este mal trago vale la pena. Tras su ingesta, los efectos positivos empiezan a notarse al cabo de 10 o 15 minutos si se ha acertado con la dosis.

Eso sí, la kava tiene sus peligros y todavía no se sabe por qué puede llegar a ser tóxica. Científicos de la Univerisdad de Sydney confirman que ha causado daños en el hígado que han llegado a provocar la muerte y es la responsable de que la piel se vuelva escamosa y pique. También puede acarrear vómitos, pérdida de peso, impotencia y falta de deseo sexual.  

Se tiene claro que por causar gran actividad en el hígado, como el alcohol, no hay que mezclarlos. Y tampoco se aconseja conducir tras su ingesta. Pero las otras razones de su toxicidad se desconocen tras más de 15 años investigándolas.

Los propietarios de los más de 20 bares de kava que han proliferado en Estados Unidos alegan que aunque la raíz puede causar alguna reacción adversa, sea por sensibilidad o consumo incorrecto, no se puede comparar con el alcohol que se lleva por delante cada año a 88.000 estadounidenses según el Instituto Nacional de Salud.

Lo que está claro es que con la kava no se sufre la odiosa resaca del día después y sólo pide un ritual: gritar "¡Bula!" (buena salud) antes del primer sorbo.

***Vídeo relacionado****

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar