PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Los restaurantes Robin Hood dan cenas gratis a personas sin hogar

H

 

De día, restaurante convencional. De noche, comedor social

rosa molinero

02 Enero 2017 16:29

Cuando se piensa en soluciones para que las personas sin recursos puedan alimentarse, vienen a la cabeza comedores comunitarios y donativos a la caridad. Ambas acciones muy válidas, pero el padre Ángel ha dado un paso más allá: abrir 4 restaurantes con todas las letras donde se puede cenar gratis.

Para Ángel García Rodríguez, un párroco de 79 años con la energía de un empresario y una ética cristiana comprometida, preservar la dignidad de los comensales tenía que ser el eje del restaurante, porque es de lo que más carecen los comedores sociales.

“Que te sirva un mesero en un uniforme bonito y que puedas comer con cubiertos de verdad, en lugar de tenedores de plástico, es lo que te devuelve algo de dignidad”, dijo para el New York Times.

Los comensales encontrarán un lugar donde les sirven tal y como en un restaurante: camareros, manteles en las mesas, servilletas, vajilla de cerámica y cubiertos de acero. Y una vez al mes, el restaurante Robin Hood acogerá una cena firmada por un chef famoso.

El funcionamiento del local es sencillo: los desayunos y comidas se pagan y con esa recaudación se pueden servir dos turnos de cena gratis para 50 personas, a las 19 h y a las 20 h, que se elaboran con ingredientes de la misma calidad que las comidas pagadas.

Esta iniciativa surge de la ONG que dirige y fundó Ángel en 1962, Mensajeros de la Paz, con proyectos en más de 50 países, emplea a 3.900 personas (un 92% mujeres) y cuenta con el apoyo de 5.000 voluntarios. Entre sus labores se encuentran la administración de hogares y recursos para personas mayores, drogadictos, víctimas de la violencia de género, discapacitados y menores de edad.

“No podemos pretender que la gente encuentre un trabajo y salga de la calle si no tiene el estómago lleno, un techo, un lugar donde asearse. Si no se les da la posibilidad de estar fuertes, lúcidos y limpios nunca podrán insertarse de nuevo en la vida laboral”, afirmaba el padre el día de la inauguración del primer local.

share