Food

Dabbawalas: los mejores repartidores de comida del mundo son indios

¿Cómo repartir 200.000 comidas al día sin saber leer y no equivocarse ni una sola vez?

¿Cómo repartir miles de comidas al día sin saber leer y no equivocarse ni una vez en el intento?

Hay una tradición centenaria en Bombay que permite dar de comer a 200.000 personas al día: son los dabbawalas o repartidores de comida casera, que usan un antiguo método para no equivocarse jamás en los repartos, aunque no sepan apenas leer.

Su trabajo consiste en ir a tu casa, recoger tu fiambrera, llevarla, concretamente, al escritorio de tu lugar de trabajo. Y de ahí otra vez a tu casa. Todo por 150 rupias, unos 3.10 euros al mes.

Parece fácil, pero hay que tener en cuenta que es toda una tarea desplazarse por esta gran ciudad de la India en la que habitan casi 12 millones de personas. No cuentan con apps, ni ordenadores. Solamente con su experiencia.

“Nuestro ordenador es nuestra cabeza y nuestra gorra es lo que nos protege del sol y de la lluvia. No nos gustan las apps. Conocemos a nuestros dabbawalas desde hace tanto tiempo que sabemos que harán un buen trabajo”, dijo el director de la red de reparto de Mumbai.

Los trabajadores, aunque puedan pagarse un menú, prefieren la comida casera. Pero tienen el problema suelen salir de sus casas alrededor de las 7 de la mañana. Y a esa hora, la comida todavía no está lista.

Pero no hay alternativa: tienen que hacerlo así para afrontar un infinito trayecto en tren lleno de transbordos que puede durar más de 2 horas. Los que no confían en el ferrocarril, usan el coche y tendrán que aguantar el infernal tráfico matutino.

De igual modo, los dabbawalas bregan como enjambres con el denso tráfico y varias horas de transporte tanto en tren como en bicicleta. Los mapas de Google, que clasifican las zonas por barrios, no les sirven para nada. Solamente los años de experiencia les han enseñado evitar las zonas con más atascos para poder llegar a tiempo.

Y como no saben leer, han construído un código con números, colores y letras que pintan en la dabba o fiambrera que significan cosas como el lugar de recogida y de entrega y el número de estaciones que tienen que pasar antes de llegar a su destino.

Tal es su organización y precisión, que se calcula en menos de un fallo por cada 6 millones de envío. Tal vez por eso su presidente haya dicho para The Indian Express que crecen un 10% cada año.

De hecho en un ensayo de la Universidad de Harvard que los estudió, se afirmó que podrían merecer el premio Six Sigma que otorga la revista Forbes a las empresas más eficientes.

Y están organizados en todos los sentidos. Constituyen una cooperativa donde todos los socios son tratados por igual y tienen el mismo peso.

El trabajo de dabbawala está bien pagado para los estándares indios de un trabajo sin remuneración. Y, además, está bien considerado: veneran al dios Vithala, cuya enseñanza principal afirma que dar comida es una de las mejores acciones que se pueden hacer. Asimismo, donan parte de sus beneficios a la caridad. De ahí que gocen de descuentos e incluso de becas para sus hijos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar