PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

La razón de por qué a algunas personas les salen pecas en verano y a otras no

H

 

¿De dónde han salido esas preciosas anomalías que nos vuelven locos?

PlayGround

17 Julio 2017 13:31

En estos días de calor en los que todos buscamos el baño de vitamina D, siempre asoma la misma curiosidad: ¿por qué a algunas personas les salen pecas con el sol, mientras que otras simplemente se queman o se broncean?

La clave está en la melanina. Este pigmento se encarga de oscurecer y proteger la piel del daño que la radiación ultravioleta ocasiona en los momentos de mayor exposición al sol. La melanina, a su vez, se compone de unas células llamadas melanocitos, que normalmente se extienden de manera homogénea dando lugar al típico bronceado. En algunas personas estos melanocitos se agrupan en racimos desordenados y originan un atributo menos común, pero igualmente atractivo: las pecas.

Esas pecas suelen salir en la cara (es la parte del cuerpo más expuesta al sol) y, por lo general, en cualquier centímetro de piel en contacto con la luz del día. Además, las motas de color aparecen normalmente en las personas más pálidas, como es el caso de los pelirrojos naturales.

De hecho, el pelo rojo y las pecas están controladas por el mismo gen: el MC1R. Este gen se describe como un “conjunto de instrucciones” encargadas de equilibrar la pigmentación de cabello y piel. No obstante, esos mismos genes los tenemos en dos copias y en diferentes versiones, de manera que el pelo rojizo y la aparición de pecas no responde a un único ‘pack’. Se puede ser pelirrojo y no tener pecas.

En el caso de los pelirrojos, las pecas responden al baño solar, pero también al factor hereditario. Es otro condicionante fuerte. Las pecas muchas veces aparecen por la herencia de nuestros padres, y generalmente se desarrollan en las pieles claras.

Pero que quede claro: se desarrollan, no nacemos con ellas y no es perjudicial su aparición. A pesar del papel que la genética juega en la composición de nuestra piel, y de cómo ésta reacciona a los rayos ultravioleta, nadie ha salido del vientre de su madre con un puñado de motitas marrones salpicadas por su cara de bebé.

Esa bella anomalía se la debemos al sol de verano. Bienvenido sea.

(Vía Elite Daily)

share