PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Life

La impuntualidad es un rasgo de las personas más creativas

H

 

Aunque siempre llegamos tarde, cuando recuperamos el aliento y nos secamos el sudor ingeniamos cosas maravillosas

claudio moreno

14 Julio 2017 11:19

“Me dijiste que llegarías cinco minutos tarde y llevo media hora esperándote. ¿Dónde te has metido?”.

Para los impuntuales, “cinco minutos tarde” es una unidad de medida elástica. Casi nunca se ajusta a la cuenta del reloj. Es nuestra bandera blanca, y la utilizamos como gesto de buena voluntad, porque lo último que queremos es llegar media hora tarde a los sitios. Cuando ocurre –siempre ocurre– también nosotros sufrimos, ¿o qué os creéis?

Salir de casa a la misma hora de la cita no es la mejor manera de llegar a tiempo. Vamos a la carrera, asfixiados y empapados en sudor, con la esperanza de que la persona con la que nos hemos citado aprecie el esfuerzo. Que sienta nuestra tragedia. Porque la impuntualidad es jodida se mire como se mire. Todos perdemos. Lo único que nos diferencia de los demás es que la ciencia está de nuestro lado.

En 2001, Jeff Conte, profesor de Psicología de la Universidad de San Diego, realizó un estudio en el que separó a los participantes en dos categorías típicas de personalidad, la Tipo A (ambiciosos, competitivos y trepas) y la Tipo B (creativos, reflexivos y observadores).

A continuación pidió a los participantes, sin relojes, que juzgaran cuánto tiempo tardaba un minuto en pasar. El investigador observó que los participantes del grupo A pensaban que se había cumplido en minuto cuando sólo habían pasado 58 segundos, mientras que los sujetos del B esperaban hasta el segundo 77.

El profesor Conte extrajo la siguiente conclusión: las personas del segundo grupo miden peor el tiempo y lo hacen de manera más optimista; lo cual les lleva a pensar inocentemente que pueden ganarle el pulso al reloj. No pueden. Pero tienen un consuelo, y es que si hacemos caso a la clasificación de Conte, esas personas impuntuales también atesoran mayor creatividad.

Puestos a elegir, siempre es mejor ser creativo que puntual.

En otro estudio, el profesor Conte examinó el papel que jugaba la multitarea en la impuntualidad laboral. Para ello analizó a 181 empleados del metro de Nueva York, y descubrió que aquellos que preferían la combinación simultánea de funciones acostumbraban a llegar más tarde al trabajo que sus compañeros.

A partir de esto se determinó que la impuntualidad asociada a la multitarea responde a la dificultad de tener consciencia sobre lo que hacemos. Medimos mal el tiempo de las tareas, y emprendemos muchas a la vez; así que la solución parece sencilla, ¿por qué no nos planificamos mejor?

En una palabra: procastinación. Pero ese es otro tema. La radiografía del impuntual es compleja, lo sabemos, tiene muchos puntos negros de los que no nos enorgullecemos. Sin embargo, millones de personas en todo el mundo han descubierto la paciencia gracias a nosotros –y no verás que vayamos por ahí ajustando cuentas–. ¿Podríamos organizarnos? Quizás. ¿Lo haremos? Sí, ahora, en cinco minutos.

share