Food

Ya puedes convertirte en una taza de café cuando te mueras

"Me han citado la Biblia para decirme que voy a ir al infierno", dice el creador

Unos irán al cielo, otros al infierno y algunos descansarán entre vasos y platos. Porque el artista Justin Crowe ha decidido conviertir las cenizas de tu ser querido en objetos de cerámica de diseño.

Todo nació como un proyecto de arte llamado Nourish. Inspirado por la muerte de su abuelo, Crowe quería pensar como se le podía dar forma al recuerdo de un difunto para hacerlo presente en el día a día.

Y dio con la idea de fabricar una vajilla de cerámica con las cenizas de 200 fallecidos en la que sirvió un menú para una fiesta.

Tras ella, amigos y conocidos le empezaron a preguntar si podía hacer lo mismo con los restos de sus allegados y empezó a plantearse el negocio que ahora ha visto la luz bajo el nombre de Chronicle Cremation Designs.

Para obtener la cerámica de tu ser querido, primero hace falta escoger entre seis productos: un portavelas, un bol, botellas, una taza, un colgante o una urna clásica, que van de los 189 a los 649 dólares, más 399 dólares para crear esa mezcla personalizada con la ceniza.

 

Luego la empresa manda a tu casa un kit para que dispongas unos 100 gramos de cenizas de los 2 o 3 kilos que suelen producirse tras la incineración de un cuerpo adulto.

Esas cenizas se convertirán en un polvo fino y se mezclarán con otros materiales, como arcilla, feldespato y sílice y constituirán la capa vidriada que hace brillar el exterior de la taza o bol. Todo ello se hornea a alta temperatura para que sea seguro comer y beber en ellos.

No obstante, Crowe recuerda que la composición de la cerámica vidriada es muy similar a la de la ceniza humana. “Esto pone en perspectiva que todos estamos hecho del mismo polvo sobre el que pisamos”, dijo para The Guardian.

Pero con estos temas siempre hay quien tiene grandes reservas y el artista confiesa que sus productos han recibido duras críticas: “Hay gente que me ha amenazado y me han dicho que me están investigando o me han citado la Biblia para decirme que voy a ir al infierno”.

Pero también ha recibido opiniones positivas. Jon Martínez, un cliente, dice en su web que esta es una manera de inmortalizar a su ser querido. “Voy a llevar esta taza conmigo para el resto de mi vida y así recordarlo y tratar de honrar su memoria. Es una manera de compartir todavía algo con él”.

Aparte de las razones sentimentales, Crowe cree que esta alternativa es una de las opciones de futuro a la obsoleta industria funeraria: “Los cementerios se quedan sin terrenos y las cremaciones han aumentado en un 25% en la última década. A la industria funeraria está a punto de pasarle lo que a la industria musical a principios de este siglo”.

[Vía Mashable]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar