Food

"Hueles a curry": ¿por qué consideramos desagradable el olor a comida?

Un propietario británico se poner racista y dice que no alquilará sus pisos a indios "porque huelen a curry"

El propietario con más pisos de toda Gran Bretaña tiene una manía que le impide disfrutar de la vida: no le gusta el curry. A Fergus Wilson le gusta tan poco, tan poco, que cree que es la coartada perfecta para ponerse racista y decir que no va a alquilar sus propiedades a indios, pakistaníes y asiáticos en general porque comen demasiado curry y el olor puede ahuyentar a posibles compradores.

“No quiero a gente de color porque dejan olor a curry al final del alquiler”, les escribió por correo a los agentes inmobiliarios de Evolution Properties, que se encargan de gestionar su negocio. Y añadía: “Es un problema con cierto tipo de gente de color —esos que consumen curry— se pega a la moqueta. Y se tiene que usar algo químico para que le quite el olor. En casos extremos, hay que reemplazarla”.

Después que la correspondencia se filtrara, tanto la firma inmobiliaria como el millonario han reaccionado. Evolution properties advierte que jamás aplicará tales medidas, que de hecho van contra la ley que prohíbe la discriminación racial en los arrendamiento. Por su lado, Wilson ha grabado en vídeo unas declaraciones con las que se mantiene en su postura:

“He dicho que no alquilaré mis pisos a asiáticos, pakistaníes ni indios, en general, personas de nacionalidades que consumen mucho curry. Y ha habido un gran alboroto y la gente dice que esto es racista, pero por lo que hoy puedo ver en Internet, la mayoría de la gente está de acuerdo con la medida que he tomado. Lo que tienen que entender es que Ashford es una zona predominantemente inglesa. Veo que tenéis cosas como asiáticos británicos pero, básicamente, al contrario que Luton y Bedford y otros pueblos, tienes que entender que si quieres vender tu casa quieres tener a posibles compradores, gente blanca, y si vienen a ver el lugar y todo huele a curry, no querrán comprar la casa”.

¿Por qué la gente le da la razón? Primero, porque según la encuesta IPSOS de este marzo, Gran Bretaña es el segundo país europeo más preocupado por la inmigración. Y, segundo, porque realmente la mayoría piensa que el olor a comida fuera de contexto es repugnante.

Sissel Tolaas, experta y recolectadora de olores, como ella misma se define, lo explicaba así para PlayGround: "Vivimos en un mundo que enmascara, desodoriza y maquilla los olores. La noción de malos olores es resultado del márketing americano. Es un concepto muy blanco, de la clase media".

O lo que en este caso es lo mismo: “En el mundo irracional de la política racista, los extranjeros siempre apestarán y serán potencialmente contaminantes”, como dice Jonathan Reinarz en Past Scents. Sin embargo, la certeza de esta afirmación tan brutal se debe a unos cuantos cientos de años de higienización de las sociedades.

Los orígenes del higienismo

Allá por el siglo XVII, la medicina empezó a creer que todas las enfermedades provenían de los olores nauseabundos y que eran emanaciones del demonio. Así lo explica Piet Vroon en Smell y añade que se creía que se absorbían por la piel, además de mediante la respiración, y que iban directos al cerebro a causar el mal. Por esta razón, los doctores examinaban a sus pacientes con un frasco de ámbar, sulfuro e incienso bajo la nariz y se inventaron el estetoscopio para no tener que acercarse tanto a los olores que desprendían los cuerpos.

El miedo a las epidemias que los hedores podrían provocar puso manos a la obra a los higienistas y a las autoridades municipales.

Entonces se construyeron sistemas cerrados de alcantarillado, se crearon sistemas de ventilación, se cerraron fábricas, se equiparon los hospitales y las prisiones para eliminar los olores. También se aplicaron otras medidas menos lógicas, como tratar los cementerios con sal y ácidos, pintar los muebles con barniz antihedores o romper las ventanas de las casa de los obreros para ventilarlas a la fuerza, como hizo un higienista escocés.

Como señala Vroon , hacía mucha falta que llegaran estas campañas sanitarias, pero se aplicaron con más fuerza coincidiendo con un intento de delimitar y diferenciar a la comunidad local de la inmigrante. Esto se suma a que los miedos al hedor tengan también mucho que ver con los esfuerzos por construir una identidad burguesa que podía pagar esa higiene perfecta.

Reinarz también señala que la percepción del olor de los extranjeros se ha hecho siempre desde una nariz europea que juzga a su sociedad como inolora, cuando muchas sociedades se ofenden por el olor que emanan los europeos.

Tal y como señala el libro fundacional sobre la materia, Aroma —de Constance Cassen, David Howes y Anthony Synnott—, el olor es cultural. O, dicho de otra manera, el olor siempre es algo más y no solamente un olor. No es de extrañar que Reinarz compare la tarea del historiador de los olores con el del historiador de las ideas, puesto que debe comprender qué olores se adhieren a unos significados culturales en una sociedad determinada.

Esto explica, por ejemplo, que el olor a café se considerara asqueroso en la Inglaterra de mediados del siglo XVII. Reinarz indica que su consumo todavía no estaba muy extendido y menciona la denuncia que recibió James Farr, de Londres, por “hacer y vender una bebida llamada café y al hacerlo molestar a sus vecinos con olores infernales”.

Sin embargo, lo que molestaba a los ingleses era un olor que provenía de un mundo desconocido, al que se podían asociar los mismos prejuicios con los que pensaban a los indígenas.

Pero volviendo al caso del landlord, ya está siendo investigado por la policía de su feudo, en Kent.

Puede que tal vez esta sea la última de la serie de boutades que el millonario se ha ido marcando este año. El pasado enero se supo que tampoco quiere alquilar sus pisos a víctimas de violencia de género porque sus parejas tienden a acosarlas en sus domicilios y destrozan el mobiliario. Y tampoco a madres solteras, gente con bajos ingresos o fontaneros, porque considera que le engañarían con las reparaciones.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar