PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

La razón por la que comer platos picantes tiene un efecto refrescante

H

 

En países donde hace mucho calor los ciudadanos comen picante. ¿Por qué?

Marc Casanovas

12 Julio 2016 17:00

Para la cultura europea es inconcebible comer picante cuando hace mucho calor. Se tiene la errónea sensación que el picante aumentará la sensación de agobio porque cuando te enchilas con el picante y te arde la garganta, es fácil creer que sube la temperatura corporal después del calor inicial. Nada más lejos de la realidad.

¿Cómo es posible entonces que comer platos picantes tenga un efecto refrescante?

El picante nos hace sudar. Hasta aquí no existe debate alguno. Lo que ocurre es que el sudor de nuestra piel se evapora y durante este proceso el cuerpo necesita absorber energía de nuestra piel, y por tanto nos refresca. Resumiendo, después de la tortura inicial, queda una extraña sensación de alivio o confort en el cuerpo. La paz después de la guerra en tu garganta es tan placentera que la comida picante adquiere un componente adictivo. Y quedas enganchado para siempre.

Foto: El Mundo

Un rápido recorrido por los países con la gastronomía más picante del planeta deja bien a las claras que se concentra en zonas muy cálidas. Todos ellos tienen algo en común: el calor con una media de temperatura al año muy superior al resto. Quizás exceptuando el caso de Corea, región de extremos con mucho frío en invierno, pero veranos extremadamente calurosos, el resto de puntos rojos del mapa mundi son de manga corta y ventilador.

México con moles y enchiladas explosivas

Etiopía con guindillas mezcladas con arroz

India o Sudáfrica con curris de especias multicolores

Tailandia con su adictiva guindilla verde en pescados fermentados

Jamaica con la pimienta tropical en adobos

Corea como patria del kimchi

Singapur donde lo llevan al extremo con su desayuno picante (nasi lemak).

Hay que educar el paladar para comer picante. Es lógico un rechazo inicial. Si se supera el escollo, la recompensa de matices y sabores es enorme. Siempre y cuando esté bien cocinado y el picante no mate el sabor del resto de ingredientes del plato, la capsaicina o compuesto químico de la comida picante abre un mundo de posibilidades a los chefs de todo el mundo.

share