PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Este súper plátano tiene la solución a la muerte de 700 mil niños... pero hay un problema

H

 

Uganda tiene que tomar una decisión crucial: aceptar o no el fruto dorado

R.M.T

11 Julio 2017 14:36

La vista suele ir debilitándose a medida que entramos en la vejez. Entonces, si esta es una enfermedad del paso del tiempo, ¿cómo se explica que 300 mil niños pierdan la vista cada año? La razón es que sufren una deficiencia grave de vitamina A, que además termina con la vida de entre 600 y 700 mil niños de entre 6 y 12 años. Hoy la solución podría encontrarse en los plátanos.

Pero hay un problema.

No son unos plátanos cualquiera. Los plátanos desarrollados por el biotecnólogo agrícola James Dale tienen la pulpa naranja y están enriquecidos con vitamina A. Y sí, están modificados genéticamente. Este caso se pone en portada del debate de si los transgénicos pueden ser de algún modo beneficiosos cuando se trata de luchar a corto plazo contra el hambre en países empobrecidos o hay que rechazarlos en todos los casos. 

Su investigación se ha publicado en el Plant Biotechnology Journal y podrían suponer una ayuda inestimable para Uganda, que a pesar de los esfuerzos de la comunidad internacional para luchar contra esta carencia, ha visto cómo los casos de falta de vitamina A han incrementado de un 20% en 2006 a un 38% en 2011.

Porque hablar de plátanos en Uganda es sinónimo de comida. Son un ingrediente básico que allí llaman matoke y son plátanos de la variedad Highland del Este de África. Los cosechan verdes y para cocinarlos simplemente los cortan un poco y los cuecen al vapor, envueltos en las hojas del platanero o en bolsas. Se come tal cual o, en el caso de los más afortunados, se mezcla con una salsa de cacahuetes molidos y algo de carne de ternera o cabra o simplemente con su casquería, haciendo un plato que recibe el nombre de katogo.

“La banana Highland del este de África es una fuente excelente de almidones. Pero tiene niveles bajos de micronutrientes, particularmente de pro-vitamina A y hierro. Las consecuencias de la deficiencia de vitamina A son severas”, dice Dale.

De ahí que esta modificación genética, que ha tomado genes de un platanero de Papúa Nueva Guinea alto en vitamina A pero que da pocos frutos y de la variedad Cavendish, que sí tiene un buen rendimiento, se considere un importante paso para mejorar la salud de los niños ugandeses.

“Es un gran hito en nuestra investigación para proporcionar una dieta más nutritiva a las comunidades de subsistencia más pobres de África. Nuestra ciencia funciona. Hemos probado y testado centenares de variaciones genéticas en nuestro laboratorio y en trabajos de campo en Queensland hasta que hemos logrado los mejores resultados”, ha concluído Dale.

El próximo paso de esta investigación será llevar a cabo pruebas prácticas en Uganda para comprobar si se consiguen los mismos resultados que en los trabajos de campo llevados en la Universidad Tecnológica de Queensland, donde se han llevado a cabo los experimentos durante 10 años gracias a los 7.6 millones de dólares de financiación proporcionados por la Bill & Melinda Gates Foundation. Se prevé que los plátanos anaranjados empiecen a comerse en Uganda en 2021.

share