PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

El plátano de bolsillo con sabor a manzana se muere

H

 

La enfermedad de Panamá está acabando con el plátano bebé más curioso del planeta

rosa molinero

25 Enero 2017 17:22

René Redzepi, uno de los chefs más famosos del mundo que recientemente ha abierto un restaurante Noma en México, publicaba esta foto en su cuenta oficial de Facebook maravillado con este plátano bebé. Iba acompañada de este texto:

“Esta banana diminuta se llama platano manzano. Tiene la acidez de la manzana verde. ¡Buenísima!”.

Lo que no dice el cocinero danés es que esta exótica fruta está al borde de la extinción. El plátano más popular y abundante en países tropicales como Cuba casi ha desaparecido debido a la enfermedad de Panamá que ataca a esta variedad de plátano más que a cualquier otra.

Se dice que su sabor es muy similar al de la manzana y de ahí deriva su nombre. En Ecured aseguran que "sus sabores son tan parecidos, que si se utiliza la manzana con este plátano en un mismo plato, resultaría casi imposible distinguir uno del otro".

Es tan diminuto que cabe en la palma de la mano. De sabor es extremadamente dulce, con matices extra a fresa y a manzana ácida. Aunque a simple vista parezca una fruta recolectada antes de tiempo, mantiene todas sus propiedades bien concentradas. Pequeño pero matón, ¿no?


Llamado guineo manzano o silk banana, el plátano manzano pertenece a la especie Latundan, es especialmente común en Filipinas, México, Cuba y el Sudeste asiático, donde forma parte de los 57 tipos de plátano que existen. Tiene la piel muy fina, por dentro es más blanco y suele comerse fresco como el mejor, más sano y fácil de los postres: pelar y disfrutar. También admite cualquier preparación dulce que apetezca: batidos, pasteles, macedonias, etc.

Pero sus días podrían estar contados porque aunque no sea de la especie Cavendish, la más común en el mercado, también le afecta el mal de Panamá.

Esta enfermedad tiene forma de un hongo que se propaga rápido y muy fácilmente. Ataca ferozmente a los vasos de la planta, cuya función es la de alimentarla. De modo que los plataneros van perdiendo vigor, amarilleando y secándose poco a poco hasta que queda vencida por su propio peso y cae al suelo. Y aunque en occidente los plátanos solamente sean un capricho dulce, hay países en los que son parte fundamental de la dieta.


share