Food

¿A quién le importan las pijadas gastronómicas de las ferias alimentarias?

Cuatro inventos pensados para salir en los medios de comunicación y no para entrar en nuestra despensa

Imagen de Vanessa McKeown

Una inmensa mayoría de la población asegura que detesta ir a hacer la compra. Sin embargo, en los últimos años entrar en el supermercado se ha convertido en algo así como entrar en un gran parque de atracciones: entretenido, diverso y... lúdico. Las grandes marcas de comida se han encargado de que nos entre por los ojos hasta lo que no compraríamos. Una de sus artimañas son las grandes ferias alimentarias, el gran tapón desatascador de la actualidad gastronómica. Esta semana se ha celebrado la feria Alimentaria de Barcelona, que ha permitido confirmar lo que algunos ya se olían.

Aquí presentamos lo más top que se ha estrenado recientemente en el mercado: una botella de vino con wifi.  Puedes navegar por internet en su pantalla táctil a la vez que tomas un sorbo, todo esto por 20 dólares en un solo uso. Sensacional, una idea brillante. Ahora habría que ver quién narices la compra. Siempre habrá quien diga que esto es “el Internet de las cosas”, y tú encima parecerás un anticuado. ¿Seguro?

Ahora imagínate otra situación: después de un largo día en la oficina, llegas a casa y no sabes qué hacerte para cenar. Lo que tu abuela hubiera solucionado con un huevo frito, ahora una empresa se ha encargado de hacerlo por ti. Son huevos fritos congelados, pero sorprendentemente tardan más en descongelarse que el tiempo que inviertes tú en freírte uno. La Tierra Prometida de los perezosos que genera el gran dilema de la existencia humana: descongelar o freír.

También pereza, aunque de distinto tipo, puede ser el no comprarse una pasta o un snack por miedo a engordar o no cuidarte. Para esto también hay solución: bollería y snacks con algas. Depurando conciencia y organismo en un solo bocado. Pero entonces, ¿sacias realmente el deseo de comer algo guarro? Habría que ver si a una pandilla de quinceañeros los convences de que eso estará mucho más bueno que la bollería industrial.

 Sin embargo, hay algo a lo que prácticamente todos recurrimos a diario: el café. Es el chute de energía que el cuerpo te pide en varias ocasiones porque tienes un largo día por delante. Para evitarlo, o al menos para que pruebes otras posibles soluciones, han sacado unos chicles que, según su fórmula, son cinco veces más energizantes que una bebida o el café. ¿De verdad conseguirán que la gente desayune un chicle en lugar de un café recién hecho? Es cuestión de tiempo, seguramente.

Chicles, pastas, snacks, huevos fritos o vino. Todos son productos de uso frecuente, pero ¿están realmente pensados para satisfacer nuestras necesidades?  Más de una de estas grandes marcas que presentan sus productos en las ferias de alimentación se sonrojarían si tuvieran que publicar al año siguiente el número de ventas reales de estos productos a consumidores reales

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar