PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Desmontamos a la pareja que vive "sin alimentos y sin hambre desde 2008"

H

 

?“Vivimos de la nutrición cósmica”, dicen con total impunidad Camila y Akahi

R.M.T

19 Junio 2017 17:18

“Vivimos de la nutrición cósmica”. Son palabras de Camila Castello y Akahi Ricardo, que afirman peligrosamente que comen tres veces por semana. Algo como una pieza de fruta o un caldo vegetal y nada más. Incluso Camila explica que ha vivido así durante su embarazo. Pero la realidad es muy distinta: el respiracionismo mata. Y si no te mata, es que estás comiendo y engañando al personal sin ningún tipo de escrúpulos.



[Aquí puedes ver la película]

“El hambre era una sensación desconocida para mí así que viví de la luz y no comí nada. Mis análisis de sangre durante los tres trimestres fueron impecables y dí a luz a un bebé sano”, explica Camila contraviniendo todo el sentido común.

“Los humanos pueden vivir sin comida, siempre y cuando estén conectados a la energía que existeen todas las cosas mediante la respiración”, dice Akahi por su lado.

La pareja, que vive entre Ecuador y California, se conoció en 2005, descubrió el respiracionismo en 2008 y ha pasado del vegetarianismo al crudiveganismo y después del frutivorismo al respiracionismo.

Esta práctica es una pseudociencia inventada por Jasmuheen, en realidad nacida en Brisbane (Australia) como Ellen Greve en 1957. Y, como es obvio porque no tiene fundamento científico alguno, mata: sin beber ni comer, se supone que el cuerpo debe alimentarse de luz y de prana, que en el hinduismo es la energía vital del cosmos.

Y así es la historia de la pareja. Aunque, claro, son ellos quienes la cuentan: “Durante tres años, Akahi y yo no comimos nada de nada y ahora solamente comemos de manera ocasional, si estamos en un evento social o simplemente si quiero degustar algo de comida”, dice Camila, actualmente madre de dos hijos a los que por suerte no les obligan a comulgar con sus creencias.

El peligro de seguir una práctica tan extrema lo explicamos en este artículo, donde entrevistamos a la doctora Carme Garcia: “El respiracionismo no es un simple ayuno porque los riesgos son obvios (...) no hay que confundir el ayuno controlado con esta técnica peligrosa y poco racional”.

En otras palabras, “los nutricionistas convencionales lo llaman ‘locura’ (...) El respiracionismo es un fraude. Y como tal, sus seguidores son engañados”, dijo la doctora Dee Dawson para The Guardian, a raíz del sonado caso en 1999 de Verity Linn, una mujer que había muerto en el bosque intentando vivir sin comer ni beber durante 21 días según los consejos de "Viviendo de la luz", uno de los libros escritos por Jasmuheen. Más reciente es el caso de la llamada "Barbie Humana", que también contamos en PlayGround.

Pero lo cierto es que ni la propia fundadora ha podido demostrar jamás sus afirmaciones. Porque al intentar demostrar que podía vivir perfectamente sin alimento ni agua para la televisión australiana, los médicos que monitorizaban su salud la instaron a cesar el proceso porque se estaba deshidratando, había perdido peso y su habla empezó a ser más lenta.

Y esa es toda la realidad que hay al practicar un ayuno tan prolongado: deshidratación, confusión mental a causa del sodio y el potasio acumulados en el cerebro, debilidad, fallos en los órganos principales y la muerte. Cabe recordar lo que explicó en este artículo la empresa Glorioso Super Nutrients: “El cuerpo entra en estado de shock cuando no ingiere alimento entre 48 y 72 horas. Las células se estresan y se empieza a producir adrenalina y cortisol, que son tóxicos en grandes cantidades”.

share