Food

¿Qué país bebe más alcohol en Latinoamérica?

La OMS denuncia que en ningún lugar del mundo se bebe tanto como en Latinoamérica

Según este estudio de la OMS, en América Latina y el Caribe cada persona consume una media de 8,4 litros de alcohol puro al año, que supera en 2,2 litros el promedio mundial. Y el país que se lleva el primer puesto arrasa con una cifra que supera la media latinoamericana: es Chile con 9,6 litros de alcohol puro per cápita.

Le siguen Argentina, con 9,3 litros y Venezuela, con 8,9 litros. El ránking de más bebedores lo completan Paraguay (8,8 litros), Brasil (8,7), Perú (8,1), Panamá (8), Uruguay (7,6), Ecuador (7,2), México (7,2), República Dominicana (6,9), Colombia (6,2), Bolivia (5,9), Costa Rica (5,4), Cuba (5,2), Nicaragua (5), Honduras (4), Guatemala (3,8) y El Salvador (3,2).

Los latinoamericanos se decantan por la cerveza como la bebida alcohólica preferida, que representa un 55% del total de alcohol consumido. Detrás suyo, destilados como el vodka y el whisky suman un 30% y solamente un 12% el vino.

Maristela Monteiro, asesora en el sector de abuso de sustancias y alcohol de la OMS, aseguró para BBC que los resultados de este estudio de 2015 se leen como un cambio de valores influidos por la globalización y el desarrollo económico.

Entre 2005 y 2010, los hombres que bebieron entre cuatro y cinco bebidas de una sentada por lo menos una vez al mes, lo que se considera como un consumo episódico fuerte, pasaron de ser un 18% a un 30%. Y en las mujeres, fue del 4,6% al 13%.

Lo que es todavía más escalofriante es que solamente un 10% de los bebedores de América Latina y el Caribe ingiere más del 40% del total de alcohol que se consume en la región, cifra que indica un grave problema de alcoholismo en la región.

“No hay hábito de tomar una cantidad moderada por gusto o por salud, como por ejemplo en el vino: el consumo se concentra en grandes dosis. Especialmente en los jóvenes, que lo ven como una especie de rito con prestigio social”.

 

Las consecuencias fatales de este exceso se cuantifican en bajas: 300.000 personas murieron en 2012 a causa del alcohol y 80.000 no habrían fallecido si el alcohol no hubiera empapado sus vidas. No en vano es el principal factor de riesgo de muerte en adolescentes: en 2010, 14.000 jóvenes de menos de 19 años murieron por motivos atribuidos al alcohol.

Porque según la OMS, el alcohol está presente en las causas de más de 200 enfermedades y lesiones ya sea en los órganos, en las defensas o en la psique. Además, y en palabras de Monteiro “El alcohol no afecta sólo a quien bebe. Aumentan los episodios de violencia, también los accidentes de tráfico, baja la productividad del país”.

También señala el crecimiento de la industria de productos alcohólicos y el poder que esta tiene sobre los gobiernos. En palabras de Monteiro “tampoco es desdeñable la presión que la industria sabe ejercer sobre los gobiernos para que los precios del alcohol estén bajos y no haya regulaciones”.

Para hacer frente a esta situación, la experta señala una serie de medidas: subir los impuestos del alcohol, limitar los horarios y los días de su venta, subir la edad legal mínima para consumirlo, reducir o prohibir su publicidad, fijar un límite de alcohol en sangre penal para los conductores y educar para acabar con el prestigio social de las grandes borracheras.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar