PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

La obesidad causa más muertes que el terrorismo, los accidentes de tráfico y el alzheimer juntos

H

 

La Fundación Bill Gates ha financiado un estudio sobre la obesidad con datos escalofriantes

rosa molinero

22 Junio 2017 14:05

Getty

“Hoy, por primera vez en la historia, más personas mueren por consumir demasiada comida poco sana que por comer demasiado poco”, afirma Michael Bloomberg, embajador de la Organización Mundial de la Salud sobre las enfermedades no transmisibles. 

En efecto, mueren más personas a causa de la obesidad que por culpa del terrorismo, según el Informe sobre terrorismo que el Departamento de Estado de EE.UU elaboró en 2015. De hecho, causa más muertes que el terrorismo, los accidentes de tráfico y el alzheimer juntos. Y ningún país ha conseguido ponerle freno.

Así lo ha demostrado una investigación financiada por la Fundación Bill y Melinda Gates, que ha analizado datos de 68.5 millones de niños y adultos que fueron objeto de estudio entre 1980 y 2015. Los resultados se han publicado en la Revista de Medicina de Nueva Inglaterra. En total, la obesidad se cobró el 7% de las muertes en el mundo en 2015, es decir 4 millones de personas cuya causa de muerte en la mayoría de los casos fue la enfermedad cardiovascular, a la que siguen la diabetes, los problemas de riñón y distintos tipos de cáncer.

“Es una epidemia global que los gobiernos no pueden ignorar más, porque hay muchos pasos que se pueden tomar para afrontar la obesidad y salvar vidas”, declaró Bloomberg con exasperación. Y no es para menos, porque las cifras son terroríficas: 107.7 millones de niño y  603.7 millones de adultos sufren obesidad y el porcentaje de niños obesos aumenta más rápido que el de los adultos.

“Aunque empezáramos mañana a intentar prevenir la obesidad con todas nuestras fuerzas, hay una generación de niños, más de 100 millones en todo el mundo, que tendrán que cargar toda su vida con problemas relacionados con la obesidad, como la diabetes y los problemas del corazón y también se avanzará la edad de su muerte”, agregó Andrew Stokes, profesor de salud global en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston.

Y aunque la medicina trabaje a toda máquina para paliar las enfermedades crónicas asociadas a la obesidad, las soluciones no llegan para todos. La investigación denuncia que hay países en desarrollo como Mali, Burkina Faso o Guinea-Bissau que están empezando a sufrir los casos más extremos de obesidad y pueden hacer muy poco para prevenirlos y tratarlos, puesto que económicamente tienen el acceso vedado incluso a las medicinas más simples para tratar la hipertensión.

La investigación también ha puesto en entredicho una premisa que a día de hoy creemos a pies juntillas: que la falta de ejercicio es la causa principal de la obesidad.

“Hay muchas razones por las que el ejercicio es bueno para tu salud. Sin embargo, si estás intentando perder peso, el problema más grande es la comida”, dijo para Vox Diana Thomas, una investigadora de la Montclair State University que ha participado en el estudio.

Porque, según el estudio, los niveles de actividad física empezaron a decaer antes de que empezara a aumentar la obesidad. De ahí que se señale como culpable principal a las cadenas de comida rápida y a las industrias de refrescos de haber minado nuestra salud con sus productos altamente calóricos y nutricionalmente pobres acompañados de un márketing refinado.

“La alta disponibilidad, accesibilidad y el bajo coste de las comidas altamente energéticas, junto con intensas campañas de márketing podrían explicar el exceso de energía consumida y el aumento de peso entre las distintas poblaciones”, afirman los investigadores.

share