PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

15 grandes razones para decir "no voy a volver jamás a este restaurante"

H

 

"Descubrí que habían heredado el negocio y que no habían cambiado el aceite de la freidora en 7 años"

rosa molinero

03 Febrero 2017 14:14

A veces, una cara larga de un camarero al pedirle algo es suficiente para no volver a pisar un restaurante. Para otros, el listón está en la calidad de la comida y otros parece que no tengan filtro en absoluto. Estos usuarios de Reddit describen las peores escenas que vivieron en un restaurante y por las que decidieron salir por patas sin mirar atrás.

Estos son los 15 motivos para decir "No voy a volver jamás a este restaurante":

1. “Fui a un restaurante para mi cumpleaños. Se dieron cuenta de la celebración y me sorprendieron con un gran pedazo de pastel que luego añadieron a la cuenta”.


2. “En una fuente de refresco de un local de comida rápida, el grifo se desprendió y un montón de trozos de gusanos cayeron en mi vaso. (Las cucarachas y otros gusanos son un problema común de estos dispensadores de refrescos si no se limpian bien). Se lo dije a una trabajadora y simplemente volvió a ponerlo en su sitio cuando me di la espalda y pensaban que no miraba. Quién sabe qué más no limpian.”


3. “Tenía 7 años cuando esto ocurrió. Fui a desayunar con mis padres a un pequeño bar en mi pueblo. Pedí un gofre y llegó a la mesa casi carbonizado. Me quejé de que estaba quemado y lo devolvieron a la cocina. Me dijeron que me iban a hacer uno nuevo. A los 5 minutos, volvieron con el nuevo gofre. Pero no era nuevo. Tenía marcas de dientes. De mis dientes. Y el pedazo que ya me había comido estaba disimulado con mantequilla. Simplemente le habían dado la vuelta al gofre pensando que nadie se daría cuenta.”


4. “Fui a un restaurante chino donde pides el arroz por boles. Desde el ángulo en el que estaba sentada veía como los camareros volvían a echar en la arrocera el arroz que los comensales no se habían terminado”.



5. “Había una pequeña mosca en mi huevo frito. También estaba frita y crujiente. No me enfadé, soy una persona que evita la confrontación. Ni siquiera quería otro plato entero, solamente un nuevo huevo. La camarera vino de la cocina y dijo que el chef insistía en que era un poco de hierba aromática. Pero se podían ver las patas y las alas de la mosca. Se pusieron tan pesados que vi que no valía la pena discutir. Era un negocio recién abierto y pensaba que querían establecer una buena base de clientes. Pero no”.


6. “El sobre de la mezcla para hacer los brownies se había horneado con la masa del brownie”.



7. “Fuimos a una cadena de restaurantes buffet hace mucho tiempo y mi padre cogió un perrito caliente que estaba mohoso”.


8. “Me dijeron que NO cuando les pedí por favor que me dieran un vaso de agua”.



9. “Empecé a trabajar en un deli de un pequeño pueblo. Tengo 5 años de experiencia en la cocina pero necesitaba el dinero. En 5 minutos, ya estaba dudando de las medidas higiénicas respecto a los desechos, las temperaturas y la suciedad que allí habitaba en general. Tras media hora, creí que podría pasarlo por alto durante un tiempo. Pero entonces me enteré de cómo usaban la freidora. Le echaban las patatas y cuando salían, tenían una especie de engrudo marrón por encima. Les pregunté si iban a servir eso a un cliente y dijeron: “sí, es nuestra salsa especial”. Tras preguntarles más, descubrí que habían heredado el negocio y que no habían cambiado el aceite en 7 años. Ese trabajo me duró 45 minutos. Salí de allí pitando y llamé a un inspector de sanidad. Y nunca miré atrás”.


10. “Me encontré un montón de huesos de pollo de alitas comidas en mi plato de aperitivo. Lo que hicieron fue poner una capa de papel encima de esos restos y añadir mis aros de cebolla frita. Se lo dije al encargado, no quiso devolverme el dinero y me marché”.


11. “Me sirvieron la comida súper rápido… y estaba tibia. La devolví. Escuché el ding del microondas. Me la volvieron a traer y todavía estaba fría. Se lo dije al responsable y metió su dedo en el centro para comprobarlo y la volvió a llevar a la cocina. “¡Ding! Tal vez quisieras comida para llevar?”.

12. “Fui a una pizzería de mi pueblo con la escuela cuando tenía 13 años. A un amigo se le ocurrió que sería muy divertido poner un trozo de pizza bajo el mantel del hule que cubría la mesa. Un mes más tarde, la abuela de mi amigo nos llevó al mismo sitio para celebrar su cumpleaños. Y la pizza seguía allí”.


13. “Llamaron a la policía porque no queríamos pagar una comida que jamás había aparecido en nuestra mesa”.


14. “Empecé a comer mi ensalada y vi un brote especialmente brillante. Lo pinché con el tenedor y me lo acerqué. No era ningún brote ni trozo de lechuga. Era la ala y el cuerpo de un gran saltamontes muerto en medio de la ensalada. Arrojé el tenedor tan lejos como pude en medio del pánico”.

15. “Mi mujer es alérgica a los huevos y cuando pedimos los platos lo dijo claramente. Cuando trajeron su plato, dijeron que esa salsa cremosa era de queso. Pero era de mayonesa. 15 minutos más tarde estaba intubada en urgencias”.


share