Food

Los motivos por los que los mosquitos pican más a unas personas que a otras

¿Por qué a algunas personas les pican y a otras no?

Tu pareja y tú vais a dormir. Pasan unas horas y, en mitad de la noche, te despierta el zumbido de un mosquito. Intentas matarlo porque sabes lo que va a pasar. Pero no lo matas. Y pasa.

Tu pareja despierta ilesa mientras tú amaneces con los tobillos hinchados, con decenas de picaduras. No es la primera vez y no será la última. Así que te preguntas, ¿por qué siempre a mí?

No solo a ti. Se estima que el 20% de la población es una golosina para los mosquitos. Un porcentaje que muy probablemente reúna los siguientes factores de predisposición.

Tipo de sangre. Los mosquitos nos pican para extraer proteínas de nuestra sangre, y por norma general prefieren extraerla de un tipo concreto. Un estudio encontró que, en un ambiente controlado, los insectos se ceban el doble con personas del tipo O que con las de tipo A.

Dióxido de carbono. Estos insectos localizan sus objetivos oliendo el dióxido de carbono que emitimos al respirar. Por eso, las personas que exhalan más gas –suelen ser corpulentas– atraen una mayor cantidad de mosquitos.

Ejercicio y metabolismo. Además del dióxido de carbono, los mosquitos rastrean a sus víctimas a partir del ácido láctico, el ácido úrico, el amoníaco y otras sustancias desprendidas del sudor. El ejercicio extenuante aumenta la acumulación de ácido láctico, y la genética hace lo propio con el ácido úrico.

Bacterias en la piel. Otras investigaciones han sugerido que el volumen de bacterias afincadas en nuestra piel determina el grado de fascinación que el mosquito siente por nosotros. Un estudio de 2011 descubrió que las pieles con mayor cantidad de bacterias —de un solo tipo— eran más gustosas para el insecto.

Cerveza. 33 centilitros de cerveza pueden convertirte en ambrosía para mosquito. Los investigadores pensaron que se debía a que la cerveza libera etanol en el sudor, o porque el alcohol hace que aumente el calor corporal –otro reclamo–, pero un estudio al respecto demostró que no existía esa relación.

Embarazo. Varios estudios han revelado que las mujeres embarazadas tienen el doble de posibilidades de acabar con picaduras. Esa propensión respondería a dos motivos claros: expulsan más dióxido de carbono y emiten mayor calor corporal.

Ropa de color. El entomólogo James Day aseguró en la NBC que los mosquitos también se guían por la visión, siendo la ropa de color un estímulo fácil de seguir.

Genética. En conjunto, se estima que los factores genéticos subyacentes representan el 85% del peso en la predisposición hacia la picadura de mosquito. Lamentáblemente no podemos cambiar de genes como cambiamos de camiseta. 

(Vía Smithsonian)

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar