PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Life

Dejad ya de insistir: la personalidad adictiva es un mito, y la ciencia lo explica

H

 

Adictos al trabajo, adictos a las series, adictos al café… NO

claudio moreno

11 Agosto 2017 16:33

Matty

La adicción se parece más al malrrollismo cruel de 'Requiem por un sueño' que a las declaraciones del tipo: "Estoy enganchado a una serie filipina de finales de los setenta. ¿Tú que ves?".

Según explica el investigador Mark Griffiths en un artículo para The Conversation, muchos de nosotros decimos que somos adictos al café, al trabajo o la última serie de moda sin reparar demasiado en las connotaciones del concepto.

“Las palabras adicción y adictivo se utilizan tanto en circunstancias cotidianas que han perdido todo el sentido. Por ejemplo, decir que un determinado libro tiene una lectura adictiva hace que la palabra sea inútil en el contexto clínico. Aquí adictiva se utiliza en positivo y, como tal, pierde su verdadero significado”, apunta el profesor de Adicción Conductual de la Universidad de Nottingham.

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre adicción y entusiasmo? Para Griffiths la línea de separación está clara: el entusiasmo excesivo y saludable aumenta la vida, mientras que la adicción la resta.

Ésta incluye síntomas insanos como la imposibilidad de compaginarla con otras actividades y relaciones, la abstinencia en etapas de carencia, el aumento progresivo de la tolerancia, la alteración constante del estado de ánimo y la pérdida de control sobre uno mismo.

“Si todos estos signos están presentes yo llamaría al comportamiento adicción. Pero eso no ha impedido que otros me acusen de diluir el concepto”.

Para el investigador inglés la adicción es una zanja en la que cualquiera pueda caer, basta con llevar un estilo de vida desaconsejado. Asimismo, si caemos y conseguimos salir de ella, suele ser necesario –indica– buscarle un sustitutivo a la antigua adicción. Es por eso que muchos han descrito el proceso como “personalidad adictiva”.

Existen muchos factores predisponentes para la conducta puntual adictiva, como el neuroticismo o la poca fuerza de voluntad, pero la personalidad adictiva es un mito. “A pesar de que hay abundante evidencia científica de que la mayoría de personas con adicción son altamente neuróticas, el neuroticismo en sí no es un desencadenante de la adicción”.

Hacer algo de manera habitual no tiene por qué entrañar un problema. Hay quien bebe café en exceso o quien ve series asiáticas de los setenta porque son importantes para ellos, pero difícilmente les causarán problemas.

“Estos comportamientos no deben ser descritos como adicciones a menos que causen problemas psicológicos o fisiológicos significativos en su día a día”.

share